Hoy en día, la muerte se ve de una manera muy diferente a como se veía en la antigüedad. Si bien hoy en día nos apresuramos a cerrar los ataúdes que contienen los cuerpos de nuestros seres queridos, las sociedades ancestrales tenían la costumbre de realizar elaborados rituales posteriores a la muerte, a menudo intercalados con un increíble equilibrio entre lo macabro y lo fascinante.

A continuación, verás las historias de 10 cadáveres momificados que tienen historias muy interesantes y que nos ayudan a comprender un poco más sobre la cultura y creencias de civilizaciones antiguas.

10 – Ramsés III

Si hay algo por lo que los antiguos egipcios son famosos, además de sus elaboradas pirámides y esfinges, es su capacidad para crear momias perfectamente conservadas. Muchos de los restos de este período serían dignos de mención, como los del rey Tutankamón o Seti I, pero los restos del faraón Ramsés III son los más misteriosos de todos, con diferencia.

Fue uno de los dioses regentes más famosos de Egipto y gobernó el país durante su vigésima dinastía. Desde entonces, los académicos han pasado más de un milenio debatiendo los eventos que llevaron a su muerte. Afortunadamente, su cuerpo fue tratado con una compleja variedad de tratamientos distintos que ayudaron a preservar el cadáver.

Las tomografías computarizadas revelaron un corte profundo en la garganta, de 7 cm de largo, que llegaba casi hasta la columna. La herida rompió no solo sus principales vasos sanguíneos, sino también su esófago y tráquea, poniendo fin absoluto al reinado de uno de los últimos grandes faraones de Egipto. Para empeorar las cosas, muchos creen que fue asesinado por sus propios hijos.

Fuente de imagen: Reproducción / Osoris Travel

9 – El hombre de Grauballe

A mediados del siglo XX, se descubrió una serie de cuerpos increíblemente bien conservados en una turbera (el tipo de suelo más común en las regiones pantanosas) en Dinamarca. Entre ellos, el hombre de Grauballe es el más fascinante por su fachada encantada, cabello rojo vivo y detalles faciales perfectamente perceptibles.

Los análisis de datación por carbono realizados en base al tejido aún intacto de su hígado mostraron que vivió hace más de 2.000 años, y la evidencia encontrada en su cuerpo, o no encontrada en absoluto, sugiere que fue asesinado como parte de un ritual de sacrificio. Murió a la edad de 30 años, probablemente de un corte profundo en su cuello.

Fuente de imagen: Reproducir / Listverse

8 – Princesa Ukok

Si necesitas un recordatorio más de que los tatuajes duran para siempre, esta damisela es una prueba absoluta. Aunque su cuerpo en sí no está tan bien conservado, se destaca por los intrincados tatuajes que aún se pueden ver claramente en su piel momificada. Tenía unos 25 años cuando dejó este mundo, hace más de 2.500 años.

Las reconstrucciones digitales muestran que los dibujos incluyen animales como ciervos, pero con un toque mítico: el animal en cuestión tiene cuernos de Capricornio y pico de grifo. Los investigadores creen que era miembro de la tribu Pazyryk, nómadas que vivían en las montañas de Siberia y creían firmemente que los tatuajes ayudan a las personas a encontrarse en el más allá.

Por sus creencias, las marcas creadas por el grupo se encuentran entre las más elaboradas que existieron en la época. En las cercanías de los restos de la princesa se encontraron partes de seis caballos, a los que se les atribuyó un papel importante en la escolta de personas al inframundo.

Fuente de imagen: Reproducir / Listverse

7 – La momia mojada

En 2011, los trabajadores chinos estaban cavando los cimientos de una nueva carretera cuando descubrieron el cadáver conservado de una mujer que vivió durante la dinastía Ming, hace 600 años. Incluso después de pasar todo este tiempo enterrada en suelo húmedo, la momia estaba sorprendentemente bien conservada.

No solo su piel estaba intacta, su cabello e incluso sus cejas seguían perfectamente en su lugar. Además, se encontraron muchas piezas de joyería elaboradas con ella, incluido un gran anillo de jade en su dedo medio y una horquilla plateada que aún sujetaba sus mechones.

Como la práctica de la momificación es algo bastante inusual en China, la preservación de la mujer sigue siendo un gran misterio. Los investigadores creen que la explicación más probable es que el proceso ocurrió de forma natural debido a la composición del agua en la que se encontraba el cuerpo, que tenía muy poco oxígeno para que las bacterias pudieran completar la rutina de descomposición.

Fuente de imagen: Reproducción / Bitrebels

6 – El Tutankamón de Torquay

La momificación no es una opción funeraria muy popular en estos días. Sin embargo, Allan Billis, un taxista británico que murió de cáncer de pulmón a los 61 años, no solo se ofreció como voluntario para pasar por el proceso, sino que aceptó que la hazaña se documente y se transmita por televisión.

Antes de su muerte, donó su cuerpo a la ciencia, lo que le permitió al Dr. Stephen Buckley de la Universidad de York convertirlo en el primer cadáver en más de mil años en ser momificado utilizando las mismas técnicas que los antiguos egipcios que se usaron en Tutankamón durante más de 3000 años.

Su familia no parece haberse molestado demasiado con la decisión. Al final del proceso, su esposa declaró con orgullo que es “la única mujer del país que tiene un marido momia”. Muchas razones para que alguien se sienta orgulloso, ¿no?

Fuente de imagen: Reproducción / Daily Mail

5 – Dashi-Dorzho Itigilov

Érase una vez un monje cuyo nombre suena como un trabalenguas. Una noche del año 1927, les dijo a sus estudiantes y compañeros monjes que había llegado su momento de pasar de esta vida a la siguiente y les pidió que lo acompañaran durante su meditación. Según la historia contada, durante la sesión falleció silenciosamente.

Poco tiempo después, su cuerpo fue enterrado sentado en posición de loto, protegido de la naturaleza por una caja de pino. Muchos años después, su cuerpo fue exhumado y se descubrió que no solo estaba bien conservado, sino que seguía en la misma pose de meditación. Su ataúd se llenó de sal y fue devuelto a la tumba.

Recientemente fue retirado de su lugar de descanso, con la presencia de una gran cantidad de testigos, incluidos científicos y peritos forenses. Nuevamente, el cuerpo se encontró en un estado casi perfecto. El análisis de muestras de su piel y cabello reveló que las células de Itigilov se parecían más a las de alguien que había estado muerto durante 36 horas que a las de una persona que murió hace casi 100 años.

Fuente de imagen: Reproducir / Listverse

4 – Las momias de la expedición de Franklin

En 1845, un grupo de más de 100 hombres partió hacia el Nuevo Mundo con la esperanza de encontrar el Paso del Noroeste, una ruta comercial legendaria hacia Asia. Sin embargo, los dos barcos que los transportaban nunca llegaron a su destino y nadie volvió a saber de ellos hasta 1850, cuando otra expedición encontró los restos de una comunidad fantasma en la isla Beechey, con tres tumbas misteriosas que contenían los cuerpos de miembros del grupo anterior.

Más de 100 años después, en 1984, un grupo de antropólogos viajó a la región para realizar pruebas forenses a estos cadáveres. Tras la exhumación, encontraron cuerpos espectacularmente bien conservados gracias a la congelación permanente de la tundra, entre otros factores.

Además de encontrar signos de neumonía y tuberculosis, los investigadores encontraron que cada uno de los muertos tenía una cantidad letal de plomo en su sistema, probablemente del sistema de destilación de agua del barco. La cantidad de metal encontrado es asombrosa, es como si cada uno de ellos consumiera 3.3 mg al día durante ocho meses para alcanzar ese total.

Fuente de imagen: Reproducción / Documentación de la realidad

3 – La mujer que dio a luz a una momia

En 1955, Zahra Aboutalib fue al hospital para tener a su bebé, pero incluso después de un parto prolongado, el niño no nació. Su médico ordenó una cesárea, pero debido a que estaba aterrorizada por la cirugía, huyó de la escena. Algún tiempo después, su hijo murió dentro de su útero y, sin embargo, ella se negó a permitir que le quitaran su cuerpecito.

Aproximadamente 46 años después, comenzó a experimentar un dolor insoportable en el abdomen. Mientras tomaban una radiografía, los médicos encontraron una gran masa que creían que era un tumor, pero las pruebas adicionales revelaron que en realidad eran los restos calcificados del hijo de Zahra. que permaneció dentro de la madre durante casi cinco décadas.

Este fenómeno es extremadamente raro, con solo unos 300 casos documentados a lo largo de la historia. El proceso comienza cuando el cuerpo no puede expulsar al feto muerto. Entonces, para protegerse de la infección causada por el tejido en descomposición, el cuerpo de la madre crea una capa de material calcificado alrededor del cadáver, momificándolo efectivamente y convirtiéndolo en un “bebé roca”.

Fuente de imagen: Reproducir / Listverse

2 – La Doncella

“La Doncella” (en traducción libre) es como se llamaba al cuerpo preservado de una niña Inca muerta de 15 años como probablemente parte de un ritual de sacrificio realizado hace más de 500 años. La ceremonia tuvo lugar en el volcán argentino de Llullaillaco, a 6.700 metros sobre el nivel del mar. Sus restos, junto con los de otros dos niños, fueron encontrados en 1999.

Desde entonces, los científicos han descubierto muchos datos sobre la vida y la muerte de la joven. Antes de llegar a su fin, padecía una enfermedad similar a la tuberculosis o una infección pulmonar crónica. Aunque estas condiciones eran casi una sentencia de muerte en ese momento, se cree que la verdadera causa de su muerte fue la hipotermia.

Obviamente, sus compatriotas dieron grandes pasos para consolarla antes de su muerte; para ellos, ser sacrificada fue un gran honor. Además de tener licor de maíz en su organismo, se le encontraron en la boca fragmentos de hojas de coca (de las que se extrae la cocaína). Los incas solían masticar la planta para combatir los efectos del mal de altura.

Fuente de imagen: Reproducción / Historias impresionantes

1 – Evita a Perón

En vida, Eva Perón fue esposa del entonces presidente de Argentina, Juan Perón. El 26 de julio de 1952, la querida Primera Dama murió de cáncer de pulmón a la edad de 33 años. Después de su muerte, su cuerpo fue preservado mediante una serie de tratamientos distintos, con el objetivo de mantenerlo presentable en un lugar público donde la población en duelo del país pudiera ir a despedirse.

Luego, en 1955, militantes antiperonistas robaron el cadáver de Evita, enviándola a una aventura que duró casi 15 años. Finalmente, los restos fueron devueltos a su esposo, quien luego se había casado con una mujer llamada Isabel. Desafortunadamente, el cadáver había sufrido muchas lesiones, incluidos traumatismos por impactos en la cara y el pie y un dedo faltante.

Cuentan que tras recuperar la custodia de Evita, la pareja la mantuvo en exhibición en su casa, a veces incluso poniéndola en la mesa de la cocina. Según los rumores, la segunda esposa de Perón peinaba el cabello del difunto todos los días e incluso ingresaba a su ataúd, con la esperanza de “absorber algunas de sus vibraciones mágicas”. Hoy, los restos de la eterna Primera Dama de Argentina descansan finalmente en paz en la cripta familiar.

Fuente de imagen: Reproducir / Listverse

¿Conoce alguna historia espectacular o misteriosa sobre los muertos preservados? Deja tu opinión en los comentarios.

* Publicado originalmente el 18/10/2013.

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *