13 consejos efectivos para quienes quieren dejar de fumar

1 – Masticar chicle de nicotina

Este producto solo debe usarse cuando hay una crisis de abstinencia y un fuerte deseo de fumar. Para no encender un cigarrillo, la forma es recurrir a uno de estos chicles, que liberan nicotina poco a poco, la sustancia se absorbe a los 20 minutos. A diferencia de lo que sucede cuando una persona fuma, con el chicle la nicotina se libera en una dosis baja, solo para controlar el ansia provocada por la adicción. El consejo es masticar el chicle durante mucho tiempo, hasta que se vuelva insípido, lo que equivale a 30 minutos.

El producto no debe ser consumido por personas que tengan gingivitis, enfermedades de la articulación de la mandíbula o mujeres embarazadas; para la correcta formación del feto, la mujer debe dejar de consumir cigarrillos y cualquier producto que contenga nicotina. No se recomienda que la persona beba ninguna bebida mientras masca chicle; entre los efectos secundarios se encuentran náuseas, vómitos, dolor de cabeza y salivación excesiva.

Chicle de nicotina.

2 – Use pastillas de nicotina

Su función es similar a la de la goma de mascar, pero en este caso, debe depositarse y permanecer debajo de la lengua hasta que se derrita. Como no requiere masticar, como en el caso del chicle, este producto puede ser utilizado por quienes padecen gingivitis y problemas de mandíbula. Las contraindicaciones son las mismas que para la goma de mascar y los exfumadores pueden usar el producto hasta por tres meses.

Pastillas de nicotina.

3 – Apueste por los parches de nicotina

Estos parches deben cambiarse cada 24 horas y solo pueden ser utilizados por mujeres embarazadas. La indicación formal es que el parche debe usarse durante un período de 45 a 90 días. Como efecto secundario, el producto puede causar irritación de la piel, insomnio y pesadillas; en caso de irritación, si es muy grave, se debe suspender su uso; y cuando hay problemas para dormir, lo ideal es quitarse el producto antes de irse a dormir.

Las pegatinas también ayudan.

4 – Use spray nasal de nicotina

Este producto promueve la rápida absorción de la nicotina y puede usarse hasta por tres meses, y el exfumador debe aplicarlo dos veces por hora; casi todos los usuarios tienen irritación nasal en los primeros días de tratamiento.

Spray de nicotina.

5 – Tome Bupropion

El bupropión es un medicamento antidepresivo que también se recomienda para pacientes que están dejando de fumar. Idealmente, el medicamento debe usarse una semana antes de la abstinencia; entre los efectos secundarios se encuentran el insomnio y la inquietud. Como es un medicamento, necesita receta médica para comprarlo.

Solo recomendación médica.

6 – Deja de usar medicamentos o reabastecedores de nicotina

Algunas personas logran fijar una fecha para dejar de fumar abruptamente y, a partir de ese día, dejan de fumar. También hay quienes abandonan el hábito de forma paulatina, con la disminución del número de cigarrillos a lo largo de los días, lo que garantiza una menor probabilidad de abstinencia. La reducción depende de la persona, pero lo ideal es que suceda día a día, así como también se recomienda que se posponga la hora del primer cigarrillo del día – en lugar de fumar a las 7 a.m., la persona fuma a las 9 soy, por ejemplo.

En ambos casos, es importante fijar una fecha para dejar de fumar definitivamente. El seguimiento psicológico es una forma de mantener el propósito de no fumar, ya que este profesional puede ayudar al paciente a averiguar exactamente por qué fuma, aunque parece que esto no es ni remotamente un asunto sencillo.

Siempre hay tiempo para detenerse.

7 – Truco psicológico: hacer que fumar sea menos agradable

Uno de los consejos es tratar de no fumar cómodamente mientras tomas café o tomas una cerveza con compañeros de trabajo. En su lugar, intente fumar sin compañía y en un lugar menos cómodo, como pararse en la lavandería. Este ejercicio demuestra que eres realmente adicto a los cigarrillos, ya que has dejado un lugar acogedor como el sofá para fumar parado en un lugar apartado e incómodo.

Vale la pena el esfuerzo.

8 – Entender mejor la necesidad de abstinencia

En términos médicos, un antojo es ese momento en el que el paciente realmente quiere fumar, con la sensación de que simplemente no podrá esperar. La buena noticia es que el antojo dura una media de tres minutos, por lo que el consejo es tratar de reconocer estos momentos y, cuando los encuentres, buscar una distracción, como beber agua, chupar un caramelo, dar un paseo, lavar. su cara o practique ejercicios de respiración.

Pasará.

9 – Evita consumir cafeína y alcohol

Estas dos sustancias están altamente asociadas con fumar y si el exfumador quiere fumar cuando bebe o bebe ese café, la forma es dejar de consumir estas bebidas también; en nombre de la salud, vale la pena.

Al principio, no hay bares, restaurantes con áreas para fumadores e incluso reuniones con amigos que fuman y / o beben cada vez que se encuentran. Si usted es del tipo que no se queda sin café, reduzca la cantidad y beba solo con leche; también puede comenzar a tomar tés, pero esté atento a las etiquetas, ya que muchos tés contienen cafeína.

Dale una oportunidad al té.

10 – Practica algo de actividad física

Cuando tu cuerpo se mueve, libera sustancias que te dan la misma sensación de placer que la nicotina, solo que de forma saludable. Una hora de caminata al día es suficiente para ayudar al paciente que está abandonando el hábito.

El senderismo es bueno.

11 – ¿Por qué quieres dejar de fumar?

¿Por qué los cigarrillos pueden causar varios tipos de cáncer? ¿Por qué vives apestoso? ¿Por qué tienes mal aliento? ¿Porque tu familia ya no puede soportar la adicción? ¿Por qué fumar es cada vez más caro? ¿Por qué quiere dar un buen ejemplo a sus hijos? Independientemente de cuáles sean sus razones, escríbalas en un papel y tenga esta lista siempre con usted. Este tipo de nota puede ser el incentivo que necesitará algún día para evitar una recaída.

Razones en la punta del lápiz.

12 – Pide ayuda a tus amigos y familiares

Casi nadie a quien le gustes se entristecerá al escuchar tu decisión de dejar de fumar, por lo que puedes comunicar tu decisión a las personas más cercanas a ti. Esto es bueno porque, para no ser feo después de haber hablado, reforzarás tu compromiso contigo mismo.

Además, explíqueles que el período es difícil y que deben comprender si está de mal humor y deprimido durante las primeras semanas. Con respecto a los amigos que fuman, podría ser bueno que se produzca una separación inicial; si realmente son tus amigos, lo entenderán.

Al principio es difícil, pero luego desaparece.

13 – Realizar tratamiento médico y psicológico

Fumar es una enfermedad y, como tal, sus posibilidades de curación aumentan si cuenta con la ayuda de un médico, incluso porque solo ese profesional puede recetar bupropión, si ese es el caso. Si puedes, haz también un seguimiento psicológico, que suele ser muy eficaz en estas situaciones.

La ayuda médica es fundamental.

* Publicado el 05/04/2016

Deja un comentario