4 problemas de salud que pueden afectar a las personas más altas

1. Coágulos

El tromboembolismo venoso es una de las principales causas de muerte por ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. Ocurre cuando se forman coágulos en las venas, especialmente en las extremidades inferiores, y pueden llegar a los pulmones y provocar embolias o incluso impedir una correcta circulación sanguínea.

Un estudio sueco intentó relacionar este problema con la altura de las personas. Se analizaron más de 2 millones de personas en Suecia y se encontró que aquellos que miden menos de 1,60 m tienen un 65% menos de probabilidades de desarrollar tromboembolismo venoso en comparación con los que tienen más de 1,88 m. El mismo estudio también analizó a mujeres embarazadas, que también pueden sufrir este problema. Las que miden menos de 1,55 m tienen un 69% menos de riesgo de desarrollar esto que las mujeres embarazadas de más de 1,70 m.

Hay dos razones que pueden influir en estos resultados: el hecho de que las personas más altas tienen venas más largas, es decir, tienen más áreas posibles de formación de coágulos. Otra razón tiene que ver con la gravedad, ya que el aumento de presión en esta zona de las piernas puede provocar un flujo sanguíneo más lento en estas zonas.

Tromboembolismo venoso

2. Cáncer

Según un estudio publicado en Lancet Diabetes & Endocrinology, cada 3 pulgadas más alto que una persona aumenta su riesgo de morir de cáncer en un 4%. Una teoría para esto se refiere a los alimentos, ya que con un cuerpo más grande se necesita comer más y una dieta poco saludable puede aumentar el riesgo de mutaciones en las células que generan cánceres.

Otra posibilidad tiene que ver con el tamaño de los órganos de los altos: también son más grandes que el resto de la población, por lo que tienen más células y por tanto más posibilidades de que crezcan desordenadamente. En los hombres altos, el riesgo de cáncer de próstata es mayor, mientras que las mujeres son más vulnerables en la mama, la piel y los ovarios.

Cáncer de piel

3. Diabetes y enfermedades cardíacas

Aquí están las buenas noticias: según un estudio publicado en The Lancet, las personas más altas tienden a morir menos de diabetes y enfermedades relacionadas con el sistema cardiovascular. Esto se debe a que tienen pulmones y corazones que son más grandes y más fuertes que otros. Sin mencionar que la mala alimentación mostrada en el ítem anterior puede hacer que se liberen hormonas preventivas con mayor intensidad, ayudando a equilibrar la cantidad de azúcar en sangre. Ser alto tenía que tener una ventaja, ¿verdad? ¡Menos mal!

examen de diabetes

4. Fibrilación auricular

Como toda regla tiene su excepción, el punto anterior no se refiere a la fibrilación auricular, también conocida como arritmia cardíaca. Un estudio publicado en abril mostró que las mujeres más altas tienen tres veces más probabilidades de experimentar este problema que las más bajas.

Aunque se trata de una afección grave, el estudio no mostró una mayor mortalidad entre las mujeres altas debido a esto. Se cree que el tamaño de todo el cuerpo, incluida la cavidad torácica, influye en los latidos irregulares del corazón, que, al ser más grande de lo normal, está sometido a la presión de otros órganos, como los pulmones.

Fibrilación auricular

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required