Para muchas personas, estudiar es un verdadero placer. Sin embargo, para la gran mayoría, esta actividad es sinónimo de tortura, y solo pensar en tener que pasar varias horas en compañía de libros y apuntes ya es un fastidio. Para este grupo, la gente del sitio web For Dummies publicó algunos consejos sencillos que pueden hacer que las horas de estudio sean menos dolorosas. Compruébalo a continuación:

1 – Prepárate mentalmente

Fuente de imagen: Shutterstock

Piense en cómo se prepara para hacer algo que realmente disfruta, como ver películas o jugar su juego favorito, por ejemplo. ¿Cómo organizas el entorno? ¿Qué postura adoptas? ¿Sueles dejar bocadillos y golosinas para no tener que interrumpir su actividad todo el tiempo para conseguirlos?

La idea es que “tomes prestadas” algunas de esas acciones que normalmente realizas mientras estás en tu actividad favorita para hacer que una experiencia desagradable, en este caso, estudiar, sea menos aburrida, por asociación. Además, un ambiente agradable puede ayudarlo a sentirse mejor mentalmente, por lo que el espacio en el que estudiará no tiene que ser austero o sentirse como una estación de trabajo.

2 – Conoce tu ritmo

Fuente de imagen: Shutterstock

Lo cierto es que no hay un ritmo ideal, y cada uno estudia -y progresa- a su manera. Lo importante es saber cuál es el tuyo, y recuerda que si eres más minucioso y tardas más en estudiar, tendrás que reservar un período más largo para esta actividad.

Pero independientemente de si necesitas mucho o poco tiempo o si tienes más o menos disponibilidad en tu agenda, no olvides que tomar descansos cortos es muy importante. Por lo tanto, puedes establecer “descansos” —como 10 minutos cada media hora de trabajo, por ejemplo— durante las sesiones de estudio, además de darte pequeños premios como recompensa por concentrarte en tu actividad.

3 – Aprovecha tu memoria

Fuente de imagen: Shutterstock

Saber cómo funciona la memoria humana puede ayudar mucho en estos momentos. Los estudios ya han demostrado que, en el caso de un texto, por ejemplo, las personas recuerdan mejor la primera y la última cosa que leen, teniendo más dificultad para recordar claramente el contenido del “medio”. Lo mismo ocurre con las actividades que se realizan durante el día.

Y es inútil querer cambiar eso, porque nuestros cerebros están programados para procesar información de esa manera. Entonces, para aprovechar al máximo esto al estudiar, intente organizar el contenido de manera que los temas más importantes se concentren al principio y al final de su sesión de estudio.

4 – Planificación

Fuente de imagen: Shutterstock

Ya sea que tengas que estudiar para una prueba súper compleja o algo más simple y menos costoso, siempre es bueno tener un plan sobre cómo te vas a preparar. Una forma de hacerlo es dividir el contenido total en bloques más pequeños, que pueden ser diferentes temas para la materia que estás estudiando.

Esto puede ayudarlo a comprender más fácilmente los elementos más importantes del texto, así como a memorizar palabras o aspectos clave. Con este método, puede utilizar estos datos para crear una base de datos mental a la que se puede acceder cuando la necesite. Aquí también está esa vieja técnica de relacionar términos complicados con palabras y frases divertidas para agudizar la memoria.

5 – Mapa mental

Fuente de imagen: Shutterstock

La creación de diagramas también puede ayudarlo a memorizar información más fácilmente. Así, a partir de un concepto principal, relacionar los aspectos menos importantes de forma progresiva a través de mapas, creando subcategorías. En estos, puedes incluir cualquier término o idea que creas que es importante, siempre que el conjunto te ayude a organizar mejor la información.

Los mapas mentales, o diagramas, son simples y fáciles de crear, y encontrará que son mucho más efectivos que las listas convencionales. Pueden ayudarlo a recordar más información, debido a la forma en que fueron creados, siguiendo una línea de razonamiento específica. ¡Intente tomar uno la próxima vez que tenga que estudiar para un examen de historia, por ejemplo!

***

Esperamos que estos sencillos consejos le ayuden a afrontar mejor sus largas sesiones de estudio, haciéndolas menos dolorosas y mucho más eficientes. Si tiene un método interesante que funciona, ¡asegúrese de compartirlo con nosotros en los comentarios!

* Publicado el 14/06/2013

¿Sabías que Mega Curioso también está en Instagram? ¡Haga clic aquí para seguirnos y estar al tanto de trivia exclusiva!

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *