Los samuráis son guerreros legendarios, que hasta el día de hoy han fascinado al mundo, y quizás la clase más conocida en el antiguo Japón. Aquellos nobles luchadores que empuñaban sus espadas y vestían una armadura increíble seguían un estricto código moral que regía toda su vida.

Además, hubo muchos otros factores que hicieron que estos guerreros se destacaran en la historia mundial. Consulte a continuación algunas características más y datos divertidos sobre ellos que muchas personas desconocen.

6 – Samurái femenino

Fuente de imagen: Reproducir / Listar verso

Aunque los hombres generalmente dominan el “trabajo” de los samuráis, algunas mujeres de la clase bushi (de las cuales estos guerreros están asociados) han recibido un entrenamiento similar en artes y estrategias marciales.

Se les llamaba “Onna-Bugeisha” y se sabía que participaban en batallas junto a sus homólogos masculinos. Su arma oficial solía ser la naginata, una lanza afilada y curva que era versátil y ligera. Hay pocos relatos históricos de estas guerreras, pero investigaciones recientes han demostrado que el ADN de los restos de los cuerpos de la Batalla de Senbon Matsubaru de 1580 contenía 35 mujeres de 105 personas.

5 – La armadura

Fuente de imagen: Reproducir / Listar verso

Imponente y llena de detalles, la armadura samurái era fascinante. A diferencia de los que llevaban los caballeros europeos, los que llevaban los guerreros japoneses siempre valoraban la movilidad.

Una buena armadura tenía que ser fuerte pero lo suficientemente flexible como para permitirle moverse libremente en el campo de batalla. De esta manera, estaban hechos de cuero pintado y placas de metal, cuidadosamente unidas por cintas de cuero o seda. Los brazos y los hombros estaban protegidos por grandes escudos rectangulares.

La parte más peculiar de la armadura, el casco kabuto, tenía la cúpula hecha de placas de metal remachadas, mientras que la parte de la cara y la frente estaba protegida por una máscara resistente que se ataba detrás de la cabeza y debajo del casco. Cabe destacar que estos looks de los cascos samuráis sirvieron de inspiración para el look del personaje de Darth Vader.

4 – Homosexualidad

Fuente de imagen: Reproducir / Listar verso

Mucha gente no lo sabe, pero los samuráis no tenían ningún prejuicio en lo que respecta a las relaciones sexuales. Al igual que los espartanos, los samuráis no solo aceptaban las relaciones entre personas del mismo sexo en su cultura, sino que también las animaban activamente.

Estas relaciones existían principalmente entre un samurái experimentado y un joven guerrero que estaba en entrenamiento. La práctica era muy común, siendo conocida como wakashudo (“el camino de la juventud”) y la realizaban todos los miembros de la clase.

3 – Samurái alienígena

Fuente de imagen: Reproducir / Listar verso

¿Recuerdas la película “El último samurái” con el actor Tom Cruise? Retrata la historia de que, en circunstancias especiales, alguien fuera de Japón podría luchar junto a un samurái e incluso convertirse en uno de ellos. De hecho, esta práctica existía, pero solo podía ser otorgada por líderes poderosos como daimyos (señores territoriales) o shoguns (líderes guerreros).

La historia cuenta a cuatro hombres occidentales a quienes se les otorgó el honor especial de samurái: el aventurero William Adams y su colega Jan Joosten van Lodensteijn, el oficial naval Eugene Collache y el traficante de armas Edward Schnell.

2 – Educación y física

Fuente de imagen: Reproducir / Listar verso

Como la nobleza esencial de su época, los miembros de la clase samurái eran mucho más que meros guerreros. La mayoría de ellos estaban muy bien educados y el nivel de alfabetización samurái era extremadamente alto.

Cuando se trata de la aptitud física de los samuráis, muchas personas creían que eran fuertes y grandes debido a la impresión que causaba la armadura. Sin embargo, la mayoría de los samuráis estaban formados por hombres pequeños, y un guerrero del siglo XVI era generalmente muy delgado y bajo con una altura que oscilaba entre 1,60 y 1,65 metros. A modo de comparación, los ciclistas europeos del mismo período oscilaron entre 1,80 y 1,96 de altura.

1 – Ritual suicida

Fuente de imagen: Reproducir / Listar verso

Una de las curiosidades más extrañas en las trayectorias del samurái es el seppuku (también conocido como “hara-kiri”). La expresión se le dio al suicidio (en realidad, era más como una muerte consentida) que un samurái debía realizar si no seguía el bushido (código de conducta de clase) o si estaba a punto de ser capturado por enemigos. A pesar de la situación del guerrero, el acto se consideró una forma honorable de morir.

Hubo algunas versiones de este suicidio, una de las cuales fue “campo de batalla”. En este, el suicida le atravesó el estómago con una cuchilla corta, moviéndola de izquierda a derecha, hasta que quedó cortado y destripado. En este punto, un “asistente”, generalmente un amigo, terminaría el trabajo decapitándolo con una espada (de lo contrario, morir sería un proceso extremadamente largo y doloroso).

Además de esta versión, había una que implicaba un ritual mucho más largo y elaborado. Esto fue iniciado por un baño ceremonial. Luego, el samurái se vistió con ropas blancas y se lo sirvió con su comida favorita. Una vez hecho esto, se suponía que debía escribir un poema sobre la muerte en el que expresaba sus últimas palabras. Una vez más, un asistente entró en acción y le cortó la cabeza, dejando un hilo de carne alrededor de su cuello para que pudiera aguantar y no volar hacia la audiencia que miraba. En realidad, no fue un suicidio …

* Publicado el 21/08/13

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *