1 – Te sientes culpable todo el tiempo

La depresión es un gran ladrón de energía, y quienes padecen la enfermedad se sienten culpables por no poder salir de casa, sacar al perro a pasear o encontrarse con sus amigos. Es normal culparse por la falta de motivación y voluntad, y ya se ha demostrado que el cerebro de las personas con depresión está acostumbrado a sentirse aún más culpable; la frecuencia de este sentimiento es sin duda uno de los síntomas de la enfermedad.

2 – El comienzo del día es un momento complicado

Las personas con depresión tienen dificultades para despertarse y levantarse de la cama es una verdadera batalla. Esto se debe a que los síntomas de la depresión tienden a ser más intensos por la mañana que por la tarde o la noche.

Es por la mañana cuando las personas con depresión sienten más tristeza, frustración, enojo y fatiga.

3 – Las personas con depresión acaban convirtiéndose en expertos en ocultar lo que sienten

La persona ya se siente ansiosa e insegura por estar deprimida, y lo que menos quiere es que todos lo sepan, por eso está acostumbrado a mostrar alegría incluso cuando no se siente feliz. Es posible que las personas con depresión no la manifiesten externamente, pero a menudo se sienten exhaustas y no están dispuestas a hacer nada.

4 – Puedes dar la idea de que no te preocupas por nadie

Cuando programes salir con tus amigos, puedes estar realmente emocionado, pero cuando llegue el día, todo lo que quieres hacer es quedarte en casa en silencio. Sin querer salir, cancelas la cita y como es un hecho frecuente, tus amigos piensan que ya no te preocupas por ellos.

Lo cierto es que una persona con depresión tiende a rehuir muchas citas y a menudo cancela citas con el médico, reuniones con amigos y familiares e incluso citas que involucran estética y cuidados de rutina. ¿El motivo? Ella simplemente no puede salir de la casa.

5 – Divertirse se convierte en una tarea difícil

La depresión convierte las actividades que solían ser placenteras en una especie de carga. Esto se debe a que toda la preparación antes de llegar al club, por ejemplo, llega a verse como un tormento: ducharse, elegir ropa, salir de casa, conocer gente, nada de esto parece emocionante. La persona simplemente no puede encontrar la energía para hacer lo necesario, y entonces lo que realmente quiere es quedarse en casa, en silencio.

6 – La emoción y la razón conviven en conflicto

Las personas deprimidas tienden a pensar mucho en sus propias actitudes y tratan de comprender por qué se sienten tan molestas. Saben, en el fondo, que no tienen la culpa de lo que está sucediendo, pero también pueden ver que la situación trae algún tipo de daño. Para ellos, la idea de simplemente no poder salir de casa para encontrar amigos es extraña: solo quieren estar solos, se culpan demasiado por ello y siguen tratando de entender por qué son así.

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *