7 cosas que cambiaron en las escuelas estadounidenses después de la masacre de Columbine

El 20 de abril de 1999, Eric Harris y Dylan Klebold, de 18 y 17 años respectivamente, ingresaron a la escuela secundaria a la que asistían, Columbine High School, y mataron a 12 estudiantes y 1 maestro. En el tiroteo también hirieron a otras 21 personas aún dentro de la institución y a otras 3 durante el intento de fuga. Al final, ambos se suicidaron.

Aunque no es la masacre de la escuela con el mayor número de muertos en los Estados Unidos (en 2007, un estudiante mató a 33 personas en la Universidad Virginia Tech), la masacre de Columbine ha ganado repercusión mundial como una de las primeras de su tipo en el país. Hasta el día de hoy, las razones del ataque son inciertas.

Eric Harris y Dylan Klebold mataron a 13 personas antes de quitarse la vida

La escala del caso despertó a la comunidad estadounidense sobre cuestiones como el acoso, la posesión de armas y las pandillas escolares. Dieciocho años después de este trágico evento, descubra qué ha cambiado en las políticas estudiantiles de EE. UU.:

1. Mayor seguridad escolar

Muchas escuelas ahora tienen detectores de metales, cámaras de seguridad, credenciales de identificación, vigilancia del campus y códigos de vestimenta (uniformes). Muchas reglas son impugnadas por supuestamente infringir la libertad y la privacidad de los estudiantes.

2. Comunicación mejorada

La masacre de Columbine provocó que las instituciones educativas crearan medidas para aumentar la comunicación entre profesores, estudiantes y personal. Cualquier situación extraña presenciada por alguien puede ser denunciada a las autoridades, quienes investigarán el caso.

3. Tolerancia cero

Cualquier violación de las reglas fue tratada con tolerancia cero en las escuelas. Ya sea por descuido, desconocimiento o propósito, las instituciones comenzaron a cobrar más que sus estudiantes y empleados sigan las reglas preestablecidas, especialmente las referidas a la posesión de armas o drogas.

4. Sensibilización

Los padres, estudiantes y maestros comenzaron a tocar más temas como el acoso, la depresión y la agresión. Estos temas también pasaron a formar parte de los medios norteamericanos, en un intento por identificar cuanto antes posibles desviaciones de comportamiento que pudieran desembocar en una nueva tragedia.

5. Fin de los privilegios

En el pasado, los estudiantes podían almorzar más fácilmente fuera de la escuela, algo que se ha desalentado desde la masacre. Los uniformes y las insignias también se han vuelto más comunes, para que los empleados puedan identificar posibles intrusos en la escuela.

6. Clases de seguridad

Las escuelas están mejor preparadas para posibles ataques como el de Columbine. A menudo, los estudiantes y los maestros realizan ejercicios que incluyen barricadas en puertas y ventanas, evacuar el edificio y sentarse en silencio debajo de los escritorios.

7. Teléfonos lanzados

Se empezaron a distribuir smartphones en las instituciones educativas, facilitando cualquier denuncia y también el contacto entre los alumnos y sus padres. Antes de la masacre de Columbine, el uso de estos dispositivos estaba prohibido en la mayoría de las escuelas.

Mega se postula para el premio Digital Influencers Award, ¡y tú puedes ayudarnos a ser dos veces campeones! Haga clic aquí y descubra cómo. Aprovecha para seguirnos en Instagram y suscribirte a nuestro canal de YouTube.

Deja un comentario