El dictador romano Caio Julio César (100 a. C. a 44 a. C.), considerado por muchos eruditos como el líder militar más grande de todos los tiempos, simplemente no necesita presentación. Nació en Roma y pertenecía a una familia de la pequeña aristocracia, cuyos miembros afirmaban ser descendientes de Ascânio, hijo del guerrero troyano Eneias que, a su vez, sería hijo de la propia diosa Venus.

Construyó su vida política poco a poco y caminando a pasos cortos, pero se volvió poderoso e influyente. Ocupó varios cargos públicos después de servir en Asia; de 35 a 37 años, fue edis curuis y Pontifex maxima desde Roma; entre los 42 y los 53 años, salió victorioso en las batallas de la Galia y Grecia, sin mencionar el hecho de que fue dictador de la Ciudad Eterna desde los 51 años, alrededor del 49 a.C., hasta su muerte, cuando fue asesinado por Brutus.

Considerando el trabajo dejado por el propio César – y también por sus biógrafos, Suetonio y Plutarco -, sabemos que, además de ser un excelente soldado, fue un excelente líder. Las importantes batallas que dirigió llevaron a un aumento del poder de la ya notable república romana, y se debió en gran parte a su influencia que se convertiría en el Imperio Romano. Así, la web de Business Insider trajo los puntos más importantes del liderazgo de César, que, tan influyente, todavía sirve hoy como modelo para los grandes líderes. Verificar:

1 – Una buena presentación

Los buenos líderes se destacan no solo por sus logros, sino también por cómo los demuestran. César, por ejemplo, aunque era famoso por dar largos informes de sus conquistas, en una ocasión, después de una breve batalla con Farnacles de Ponto en Asia, solo escribió en su informe: “Veni, vidi, vici”-“ Vine, vi, gané ”. Estas tres palabras fueron suficientes para cautivar a quienes las leyeron en las oficinas romanas, ¡y tal fue el efecto de la oración que aún hoy se recuerda!

2 – Toma riesgos

El hecho de que César estuviera en el ejército significaba que su vida estaba constantemente en peligro. Sin embargo, esto no fue un problema para él. Prueba de que el romano tomó la delantera en los riesgos fue el cruce que hizo con sus tropas por el río Rubicão.

Cuando lo hizo, violó una ley que prohibía a cualquier general cruzar el río con su ejército. Suetonio dice en sus escritos que, mientras dirigía a sus soldados, César habría dicho la frase “Alea jacta est”, Que sería para nosotros como“ la suerte está echada ”. Tuvo éxito en el cruce y en la batalla posterior.

3 – Está bien empezar desde abajo

Como mencionamos anteriormente, su familia no fue tan influyente y César no nació dictador. Sin embargo, supo crecer en moral y liderazgo hacia su pueblo a lo largo de su vida y no dejó que las adversidades, como la pérdida de una herencia cuando era joven, por ejemplo, lo obstaculizaran en su empeño.

De hecho, su ambición de estar en el poder y su espíritu de liderazgo lo motivaron a no perder nunca de vista sus metas. Plutarco cita una frase que dijo el conquistador al pasar por un pequeño pueblo: “Les aseguro que prefiero ser el primer hombre aquí que el segundo en Roma”.

4 – Nada es permanente

Como líder militar y ciertamente estratega, César sabía que nada era inmutable, especialmente cuando se pensaba en la guerra. En poco tiempo, la gente murió, se produjeron batallas y todo lo que estaba planeado podría tener que cambiarse. Según el libro de Bill Yonne, “Julio César: lecciones de liderazgo del gran conquistador”, César escribió una vez: “En la guerra, los acontecimientos importantes son el resultado de causas triviales”.

5 – Nunca te equivoques

Uno de los errores más grandes que puede cometer un líder es dejarse llevar por sus sentimientos y sus sueños. Un líder exitoso debe alejarse de esto y ser lo más racional posible, para que su confianza en sí mismo no lo destruya.

Lo más sensato es que el líder sea reflexivo, sepa utilizar sus instintos y su racionalidad. César, describiendo un error fatal de sus enemigos galos, escribió “en la mayoría de los casos, los hombres creen voluntariamente lo que quieren”, como una forma de demostrar que, aunque sabían que podían ser aplastados, terminaron sacrificándose en la batalla.

6 – No te conformes

Independientemente de si todo sale como se esperaba, nunca deje de prepararse para lo peor. Por mucho que todo vaya bien, quedarse sin hacer nada viendo que las cosas van bien y no hacer nada más es un error imperdonable, cuando se trata de liderazgo.

Y César no solo lo sabía, sino que temía que sucediera, tanto que escribió en sus “Comentarios sobre las guerras de las Galias” que los dioses inmortales dejaban que las personas a las que querían castigar, por sus propios errores, vivieran y prosperaran de tal manera. que llegaron a sufrir aún más por un gran revés en las circunstancias.

Si estás en un buen momento, estad atentos: César lo habría hecho bien si hubiera estado más atento. Después de todo, fue bajo la sombra de su mirada altiva y dictatorial que se organizó una rebelión contra él y terminó siendo asesinado.

7 – Nunca te devalúes

La confianza en uno mismo es uno de los pilares principales de un líder. Después de todo, ¿quién va a confiar en alguien que no confía en sí mismo? Esta característica nunca le faltó al gran conquistador romano. Plutarch cuenta una historia interesante en su libro sobre la vida del dictador cuando el aún joven César fue secuestrado por piratas.

Los bandidos habrían pedido 20 talentos para liberarlo, pero escucharon una risa de César en respuesta y la respuesta instantánea de que los malhechores no tenían idea de a quién habían capturado, y él mismo ofreció 50 talentos en su propio rescate. Como si fuera poco, el romano aún juró a muerte a todos los piratas, hecho que cumplió nada más ser liberado, tras reunir una tropa que partió para exterminar a quienes lo habían apresado.

Mega está compitiendo por el premio Digital Influencers Award, ¡y puedes ayudarnos a ser dos veces campeones! Haga clic aquí y descubra cómo. Aprovecha para seguirnos en Instagram y suscribirte a nuestro canal de YouTube.

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *