1 – Céntrese en los errores y sin comentarios

Cuando la dirección de su empresa se centra solo en lo que está mal y a quién se puede culpar por ello, dejando de lado otros comentarios positivos y constructivos, las cosas realmente se complican. No hay forma de trabajar felizmente en un entorno así.

2 – Cuando la burocracia se interpone

De repente, tienes una idea para mejorar algún tipo de parte de tu empresa, pero cuando lo hablas con tu superior te das cuenta de que todo dependerá de un largo proceso burocrático de análisis y discusión. Sientes que, de hecho, tus gerentes no están interesados ​​en tus propuestas.

3 – Ves que no todo el mundo forma parte de la planificación de la empresa

Las ganancias, los beneficios, las bonificaciones y las oportunidades se centran solo en una u otra parte de la empresa, y te das cuenta de que nunca te beneficiarás de todos modos.

4 – Hay bullying

Piensas que cuando dejes la escuela, ya no tendrás que lidiar con el acoso y la vergüenza sin sentido, pero ese no es el caso. Si en tu empresa sufres algún tipo de acoso o discriminación o ves a alguien sufrir y sabes que la dirección no se pronuncia sobre este tipo de problemas, solo tenemos una cosa que decirte: trampa.

5 – No hay contacto humano

No es bueno estar en un ambiente de trabajo que trata a sus empleados como números y no se preocupa por analizar casos particulares en tiempos de crisis. Si una empresa ve a sus empleados como objetos de maniobra en lugar de seres humanos con potencial de crecimiento, no hay preocupación por el bienestar de las personas y la satisfacción laboral.

Cuando sus superiores no muestran interés en su vida, no es de extrañar que termine sintiéndose infravalorado, desmotivado, estresado y abrumado.

6 – Competencia interna

No es genial cuando los gerentes terminan haciendo que los empleados del mismo sector compitan entre sí. Idealmente, trabaje en un entorno que fomente la creación de equipos fuertes y bien capacitados, no solo de una persona.

7 – Falta de preocupación por el equilibrio entre la vida privada y el trabajo

Además del trabajo, la gente tiene que preocuparse por sus hogares, sus amigos y sus familias. Cuando tu jefe te anima a trabajar muchas horas extras todos los días, trabajar los fines de semana y posponer tus vacaciones o vender muchas, acaba comprometiendo tu vida personal. Y sí, sabe muy bien que lo está haciendo; el caso es que a él simplemente no le importa.

¿Y qué hacer para librarse de esta situación?

Quando não há qualquer mudança mesmo depois de os funcionários reclamarem sobre a postura da empresa, o jeito é buscar entender como o RH da companhia funciona, pois, quando esse setor tem profissionais bem treinados, eles não vão deixar que um bom funcionário vá embora assim tan facil.

Sepa cuáles son sus límites en términos de lo que es y lo que no es tolerable dentro de su entorno laboral y hable con su superior al respecto, sin exaltarse ni irritarse. Al exponer el problema, demuestre que su solución sería de interés propio de la empresa y, si es posible, consiga más empleados que estén dispuestos a ponerse de su lado.

Obviamente, los tiempos son difíciles en términos corporativos y dejar de fumar no siempre es una buena idea. En cualquier caso, si esto es realmente necesario para ti, asegúrate de buscar otra colocación en el mercado antes de dejar tu trabajo actual.

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *