¡Alerta! 17 señales de que tu trabajo está poniendo en riesgo tu salud

Trabajar es genial, especialmente si tienes la suerte de hacer lo que más te gusta. Aún así, la presión en el lugar de trabajo puede poner fin a esta alegría y, lo crea o no, dañar su salud. Una de las quejas más comunes y aterradoras a este respecto es el temido síndrome de agotamiento. A continuación, observe algunas señales de que su trabajo está dañando su salud:

1 – Sensación de agotamiento después de un día de trabajo.

Si tiene la sensación de que el trabajo agota toda su energía y llega a casa sin querer hacer nada más, sea inteligente: esto no es una buena señal.

2 – Falta de paciencia con los compañeros de trabajo

Si no se lleva bien con nadie en la oficina y no soporta hablar con estas personas, aquí tiene otra alerta.

3 – Todo el mundo pregunta siempre por su estado emocional.

De repente, todo el mundo empieza a preguntarte si estás bien, si estás más tranquilo, si estás menos nervioso. Esto significa que la gente se da cuenta de que no eres genial y, por supuesto, es más una señal de advertencia.

4 – Sensación de libertad los viernes después del trabajo

Todo el mundo disfruta del viernes, pero si lo ha estado esperando desde el lunes por la mañana, es un fuerte indicio de estrés.

5 – Cuando alguien te pregunta por tu trabajo, dices que está «bien»

En conversaciones con amigos y familiares, es común que surjan preguntas sobre el trabajo. Si siempre dices que “todo está bien”, sin comentar nada más, sé inteligente, ya que esto también es un indicio de agotamiento.

6 – Sueño irregular

Las personas que están muy estresadas en el entorno laboral tienen dificultades para conciliar el sueño, generalmente porque están pensando en cuestiones relacionadas con la profesión.

7 – Configure la alarma para que se despierte demasiado temprano, de modo que pueda usar la función «posponer» varias veces

Esto puede indicar que está tan cansado que activa la función «posponer» varias veces, sintiéndose frenético y tarde después, cuando se despierta.

8 – Contraes la mandíbula cuando llegas a la oficina

Empezar un día en el trabajo no debería ser algo que promueva tanta tensión. Suele ser una señal clara de estrés.

9 – Tener la sensación de que no puedes relajarte

Cuando siente que no puede relajarse incluso cuando está haciendo algo relajante, como un masaje, es una señal de que las cosas no van bien.

10 – ¿Tus compañeros de trabajo pisan huevos para hablar contigo?

Aquí hay otra señal que no es positiva. Esto significa que estás desbordado por el estrés y que la gente ya se ha dado cuenta.

¡Odio a la gente!

11 – En casa lo único que haces es quejarte del trabajo

Si las cosas no van bien, lógicamente terminas hablando de ello con las personas con las que tienes más intimidad, pero cuando el tema es el mismo todos los días, significa que el estrés está yendo demasiado lejos.

12 – Pérdida de interés en la empresa para la que trabaja

Si simplemente no te importa la dirección de la empresa y no te importa el futuro de la empresa, terminas convirtiéndote en un empleado apático y pasivo.

13 – Sentirse atrapado en el mismo lugar

Esto puede tener que ver con la falta de expectativas de crecimiento profesional, que ya es malo, y con una posible necesidad de vacaciones. ¿No es hora de reservar el tuyo?

14 – Sentirse abrumado

Esto tampoco es bueno, y la lógica es simple: todos tienen un límite.

15 – Ni siquiera recuerdas cuando trabajaste felizmente por última vez

Si es difícil recordar cuándo hizo por última vez algo que realmente lo hizo feliz en el trabajo, es aún más fácil entender la razón de tanto estrés.

16 – Pierdes la paciencia con demasiada facilidad

Y termina dejándolo mostrar en unos momentos, ya sea discutiendo con compañeros de trabajo o cerrando puertas y cosas por el estilo.

17 – Horas extraordinarias y más horas extraordinarias

Si eres el primero en llegar y el último en salir de la oficina, es muy posible que acabes perdiendo los estribos en cualquier momento. No eres una máquina.

* Publicado el 16/03/2016

Deja un comentario