Ahora se sabe que la mayor parte de la demanda de trabajo de un detective se encuentra en el campo de la investigación de parejas. Celos, desconfianza, traición … Todo ello hace que este servicio sea cada vez más solicitado. Pero, ¿cómo funciona esto? ¿Invade la privacidad de la persona? Dudas como estas se aclararán aquí, para que puedas entender un poco más sobre el tema.

La sospecha de adulterio es lo que impulsa a la mayoría de las personas a buscar un detective privado. El setenta por ciento (70%) de los investigadores trabaja con este clásico, que equivale a más de 60.000 profesionales calificados en todo el país, es decir, no se trata solo de una crisis de celos. Es una actividad rentable y con mucha demanda en el mercado.

Por lo general, la respuesta es “sí, la persona está siendo engañada”. Los detectives dicen que esto sucede porque, cuando alguien llega al punto de encargar una investigación, ya sospecha que está sucediendo algo diferente. La inmensa mayoría de los casos son contratados por mujeres que quieren saber sobre sus maridos; sólo una pequeña parte de los hombres busca el servicio.

Como funciona

El servicio comienza con la queja del socio y los detalles de la sospecha y la rutina. Algunos detectives prefieren iniciar esta conversación con un psicólogo, quien puede ayudar a contener el estado emocional del contratista, guiándolo a mantener la calma y dejar que el trabajo lo haga el equipo de profesionales.

A partir de entonces, durante una semana o dos, se aconseja al cliente que deje a la otra persona más sola o más tranquila para que la investigación pueda continuar más fácilmente. Por eso, es común que él organice un viaje, salga más de la casa, en fin, para que, si el investigado realmente está engañando, esto se pueda hacer y comprobar.

Seguir, filmar y fotografiar. Esta es, sin duda, la regla básica para iniciar una investigación. Y así es como empiezan a actuar muchos profesionales. En automóvil, motocicleta, a pie e incluso en equipos, se organizan para seguir al objetivo y capturar las imágenes deseadas, ¡desde el momento en que una persona sale de la casa hasta el momento en que regresa!

Además, el responsable tiene que estar en sintonía con el trabajo, siguiendo los perfiles y rutinas lo mejor posible. A medida que la tecnología busca datos y los cruza, las investigaciones también cobran fuerza cuando el medio virtual recibe la debida atención. En cuanto al pago, sepa que incluso si no hay evidencia flagrante o concreta de traición, el valor sigue siendo el mismo y el servicio debe pagarse con normalidad.

Intimidad

Casi un paparazzo de la vida íntima, los detectives trabajan documentando cada paso de la persona vigilada para no generar dudas y realizar el servicio solicitado con calidad. La Constitución Federal describe una garantía constitucional para todos los ciudadanos cuando dice que “se garantiza el derecho a la indemnización por daños materiales, morales o de imagen”, así como cuando establece que “la intimidad, la vida privada, el honor y la imagen son inviolables de las personas , garantizó el derecho a indemnización por los daños materiales o morales derivados de su violación ”. Asimismo, se garantiza el anonimato de quienes contratan. Incluso hay un artículo en la ley (número 154) que protege la identidad del cliente.

¿Y el final de la historia?

Como mencionamos anteriormente, en la mayoría de los casos se confirma la traición. Sin embargo, incluso cuando el resultado es negativo, todo el material recolectado en la investigación se entrega y pasa a ser posesión del cliente.

Cuando se descubre una infidelidad, algunos detectives prefieren llamar al cliente inmediatamente si descubren a la persona entrando en un motel, por ejemplo. Y revelan que muchos prefieren ir al lugar donde está su pareja, ¡y luego te imaginas la choza, verdad! Otros optan por reunirse con el cliente en persona, ya sea en la oficina o en otro lugar acordado.

Sin embargo, no olvide que siempre es importante mantener la calma y despejar la cabeza. El diálogo y / o la separación son los mejores resultados de estas historias. De lo contrario, si hay descontrol o agresión, la persona puede perder la cabeza y todo el espionaje puede irse por el desagüe, ya que el problema se convierte en la reacción de la persona traicionada. ¡Por eso es importante seguir adelante y estar preparado para los resultados!

Sorprendentemente, las cosas suelen salir bien. Una conversación franca entre la pareja y ambos termina decidiendo darle una segunda oportunidad a la relación, es decir, ¡no todo está perdido!

Vía asesoramiento

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *