Mis padres se divorciaron cuando yo tenía 4 años y desde entonces dejé de compartir casa con mi padre y me mudé con mi madre y mis hermanos. De esos pocos años, sin embargo, guardo algunos recuerdos, como cuando mi padre llegaba a casa después de un día de trabajo y me llevaba a dar un paseo en motocicleta a la placita de la esquina.

También recuerdo bailar “Papa Uma”, del maravilloso João Penca y Seu Miquinhos Adestrados, con mi hermana mayor. Tengo recuerdos de mi madre dándome avena en una taza de plástico azul, que tenía una foto de una niña en un columpio. Recuerdo el día en que un vestido que amaba, blanco con rayas azules, ya no me quedaba.

Es curioso pensar en la formación del cerebro humano: aunque nuestro primer año de vida fue increíble y lleno de descubrimientos, no lo recordamos. Con el paso del tiempo, una u otra cosa se salva de forma especial y decimos, con alegría, que recordamos algo en particular. Además, es muy posible que muchos de estos recuerdos que creemos tener hayan sido editados por nosotros, ya que cada vez que recordamos un hecho, tendemos a realizar una sutil alteración en él.

fábrica de memoria

Scientific American publicó recientemente un artículo que habla exactamente de eso: la formación de la memoria humana y cómo nuestros cerebros almacenan eventos específicos de nuestra infancia.

El texto, escrito por Dima Amso del Departamento de Cognición, Lingüística y Ciencias Psicológicas de la Universidad de Brown, analiza la memoria humana en algunas partes. La primera es la llamada “memoria de procedimiento”, que es la memoria motora que me hace teclear este texto sin tener que mirar las minúsculas del teclado, por ejemplo.

Por otro lado, también tenemos la “memoria declarativa”, que se divide en dos tipos de memoria a largo plazo: semántica y episódica. La semántica es la memoria que nos recuerda hechos generales, como la forma en que actuó Xuxa en “Lua de Cristal”. Lo episódico es lo que me recuerda que “Crystal Moon” fue la primera película que vi en el cine, con mi hermano, y que, durante mi infancia, fue mi película favorita.

diseccionando experiencias

“Los recuerdos episódicos son los más relevantes para comprender los recuerdos de nuestra infancia”, explicó Amso. De hecho, lo que más me recuerda a las sensaciones de cuando era niño es estar en un cine por primera vez, oler el lugar y amar la trama de “Crystal Moon”.

Amso también explica que este tipo de memoria se construye precisamente por la suma de estos factores que, al cabo de un tiempo, adquieren valor afectivo: qué fue, cuándo fue, cómo fue, cómo nos sentimos cuando sucedió ese episodio, quién fue con nosotros y así sucesivamente.

Todo este proceso tiene lugar en la región cerebral del hipocampo y en partes de las cortezas parietal y prefrontal, que también están estrechamente relacionadas con la formación de recuerdos. El especialista explicó que estas regiones cerebrales responsables de la formación de la memoria son las que se “iluminan” en los exámenes de imagen, cuando recordamos algunos hechos.

Vieja infancia

Ahora viene la parte más genial de todo esto: la verdad es que los niños tienen recuerdos episódicos de cuando eran muy, muy jóvenes; lo que sucede es que con los años esos recuerdos se desvanecen. De cualquier manera, es asombroso saber que un niño de seis años recuerda eventos que vivió antes de su primer cumpleaños.

Estos recuerdos ya no estarán presentes en la adolescencia, es cierto, y esto tiene que ver con las etapas de desarrollo del propio cerebro. Los recuerdos creados a partir de la adolescencia tienden a registrarse más fácilmente porque la región del hipocampo del cerebro de un adolescente está en pleno apogeo con respecto a nuestra capacidad para almacenar y recordar eventos.

Aunque no tenemos recuerdos exactos de nuestros primeros años de vida, es importante entender que nuestra personalidad y cuerpo “recuerdan” tales eventos, después de todo, son las experiencias por las que pasamos y lo que aprendemos de ellas las que dan forma a la persona. nos hemos convertido en la edad adulta.

“Los recuerdos específicos se pueden olvidar, pero debido a que estos recuerdos forman el tejido de nuestras identidades, conocimientos y experiencias, nunca desaparecen por completo”, explica Amso. Entonces, ¿cuál es el recuerdo más antiguo que tienes de tu vida?

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *