Dedicación al Papa: conozca más sobre la Guardia que protege al Sumo Pontífice

Si bien se considera el ejército más pequeño del mundo y usa disfraces que se parecen más a disfraces que a uniformes de batalla, la guardia del Papa es una de las más preparadas y mejor equipadas del mundo. Existe oficialmente desde el 22 de enero de 1506, cuando fue fundado por el Papa Julio II con miembros de la Guardia Suiza, quien, en ese momento, era visto como uno de los mejores ejércitos del mundo.

Las situaciones en las que se desencadenó con más trabajo, incluida la protección de uno de los Santos Padres de la historia frente a la fuerza del Imperio Romano, son consideradas precursoras de las fuerzas especiales de élite más respetadas en la actualidad. Fue un pequeño paso, pero mostró cuánto deben estar preparados los grupos oficiales de protección, sean presidenciales o de grandes figuras públicas internacionales.

La tradición la mantiene el Vaticano, ya que, en la actualidad, solo los hombres suizos pueden unirse al equipo que protege al Papa. Además, también se mantienen las características de armamento y protección que parecen datar del siglo XVI, cuando surgió el grupo. Pero si tiene sentido decir que “las apariencias engañan”, ciertamente está presente en el concepto de ejército pontificio.

Pero, ¿cómo se forma el equipo de protectores papales? ¿Cuáles son los requisitos y cómo se preparan los guardias? ¿Qué hay detrás de la fuerza especial de élite que asegura al máximo líder de la Iglesia Católica? Consulte los elementos a continuación y conozca más detalles sobre la Guardia del Papa.

Un ejército bien preparado

Por supuesto, no cualquiera puede unirse al equipo de seguridad del gran líder católico. Los soldados deben cumplir unos requisitos mínimos muy claros: ser suizos; no tener más de 30 años; medir más de 1,72 metros; haber servido a las fuerzas militares suizas por sus buenos méritos; tener un diploma y ser católico (por supuesto). Además, uno de los requisitos es que los guardias no estén casados; sin embargo, si tienes más de 25 años, tienes un historial de al menos 3 años al servicio de la seguridad del Papa y te comprometes a otros 3 años con un índice mínimo establecido, puedes casarte. El tiempo mínimo para completar la guardia del Papa es de 2 años.

Por supuesto, estos son los requisitos básicos, ya que la selección de guardias del Vaticano toma en cuenta muchos más detalles al aprobar a sus soldados. Aptitud física, alto nivel educativo y capacidad militar y extrema dedicación son algunos de los puntos de partida a observar.

Los guardias seleccionados tienen 4 funciones iniciales: acompañar al Papa en sus viajes; proteger el Colegio Cardenalicio durante los desplazamientos del Papa; vigilar las entradas del Vaticano y realizar otros servicios de honor y seguridad. Con este fin, los soldados capaces se someten a un entrenamiento en profundidad en contención de multitudes, protección VIP, manejo de armas letales y no letales, vigilancia y otros servicios tácticos requeridos por la función.

Equipos que atraviesan los siglos

Los trajes de la Guardia del Papa son el equipo militar más complejo del mundo de hoy, cuando se combinan con armaduras ceremoniales y forman el tradicional “Uniforme de Gala” utilizado en rituales y presentaciones en el Vaticano. Para los meses más fríos y lluviosos, hay un atuendo especial que cuenta con una manta, y no todos los miembros de las fuerzas armadas de la Iglesia Católica terminan vistiendo ropa formal. Muchos están vestidos de civil, generalmente vestidos con trajes a medida.

Las armas de la Guardia Papal van desde lanzas y espadas centenarias hasta las ametralladoras y pistolas automáticas más modernas. Y el entrenamiento de soldados tiene como objetivo utilizar todo este equipo tanto para ceremonias oficiales como para posibles combates. Para mantenerse al día, el equipo de seguridad del Pontífice cuenta con el apoyo de compatriotas del ejército suizo. El abanico de tiempos de los materiales utilizados, sin duda, es uno de los puntos más curiosos del grupo de protección del Papa.

El caso es que aunque está atento y preparado con todas las nuevas tecnologías, lo cual es sumamente necesario, la Guardia Suiza no abandona ningún equipo por estar desactualizado o desactualizado. Las armas de fuego y cuchillas centenarias se oponen hoy a los artículos militares modernos, pero siempre están ahí, haciendo sentir su presencia.

Adopción de nuevos equipos posteriores al ataque.

La pistola calibre .32 modelo Dreyse 1907 (izquierda) y la semiautomática Sig P220

Como curiosidad, tras el atentado que afectó y casi mató al Papa Juan Pablo II en 1982, se produjo un cambio en el armamento utilizado por los guardias de seguridad de los pontífices. Durante más de ocho décadas, los guardias utilizaron las horribles y anticuadas pistolas Dreyse 1907 del calibre 32. Después del evento, el arma estándar utilizada por los soldados se convirtió en la Sig P220 semiautomática. Además de este modelo de pistola, hubo un refuerzo en armamento con ametralladoras y rifles igualmente modernos.

La línea azul del Vaticano

Además de la Guardia Suiza que hace la seguridad principal, hay otro equipo que ayuda a los servicios de protección en las apariciones del Papa, principalmente en la Plaza de San Pedro y sus alrededores. Es el llamado Cuerpo de Gendarmería del Estado de la Ciudad del Vaticano, una especie de policía local que ayuda a organizar y restringir al público. Además, en los viajes internacionales del Sumo Pontífice, también en conjunto con la Guardia Suiza, la policía entra en contacto con las fuerzas especiales de los lugares por donde transitará el Papa, con el objetivo de elaborar planes de seguridad para innumerables situaciones contingentes.

En comparación, si la “Línea Azul” del Vaticano es la policía, la Guardia Suiza es una especie de Servicio Secreto para el Papa, pero en proporciones mucho menores. Entre las funciones del Cuerpo de Gendramaria, se encuentra la contención de ataques y el trabajo contra explosivos.

Historia: dedicación y trabajo a prueba

El 6 de mayo de 1527 tuvo lugar el primer gran desafío de la Guardia Suiza, que demostró la fuerza y ​​capacidad de las fuerzas armadas del Papa. Lo que sucedió fue durante un intento de invadir el Imperio Romano, a instancias del emperador Carlos V, a la Basílica de San Pedro, cuando el Papa Clemente VII se salvó gracias al gran trabajo y la rendición de los soldados en combate. Casi 150 de los 189 guardias en ese momento dieron su vida para que el Sumo Pontífice fuera salvado.

El Santo Padre pasó unos ocho días fuera de la catedral, tras escapar por un pasaje secreto al Castillo de Sant’Angelo. Sin duda, esta es una hazaña que inspiró toda la historia de la Guardia del Papa y hasta el día de hoy debe servir de ejemplo para los soldados más jóvenes.

Leave a Comment

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

Judi Bola

Judi Bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

Judi Bola

Judi Bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

judi bola

judi bola

Situs Judi Bola

SItus Judi Bola

SItus Judi Bola

SItus Judi Bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

judi bola

judi bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

Judi Bola

Judi Bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

Judi Bola

Judi Bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

Judi Bola

Judi Bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola

Situs Judi Bola