Los Bajau son conocidos como gitanos del mar, que viven sobre pilotes, y en algunos casos, incluso en barcos, en islas fuera de Indonesia. Su estilo de vida es único y, como habitan en regiones remotas, están prácticamente aislados del mundo, por lo que no se los considera habitantes de ningún país. Ya hemos hablado un poco de ellos aquí en Mega.

La gran diferencia de un bajau es su estilo de vida. Viviendo siempre en el mar o muy cerca de él, la pesca es una actividad natural y, en consecuencia, el buceo también. Para quienes viven en la ciudad y tienen poco contacto con las piscinas o el mar, contener la respiración durante unos minutos puede ser un desafío, pero para ellos esta es una actividad de rutina.

1

Algunos de ellos logran permanecer sumergidos hasta por 13 minutos, ¡alcanzando profundidades de 60 metros! El caso es que este tipo de actividad es una necesidad para la comunidad, ya que facilita la pesca y la obtención de materiales utilizados para la artesanía.

Cuerpo adaptado al buceo

No es común pasar tanto tiempo bajo el agua, y se ha realizado un estudio para tratar de explicar esta habilidad. En él se encontraron evidencias de modificación en el ADN, lo que les llevó a tener un bazo más grande de lo normal, facilitando una inmersión prolongada.

dos

Este órgano es poco conocido, ya que incluso podemos vivir sin él, pero su existencia ayuda a mantener el sistema inmunológico, además de reciclar los glóbulos rojos. A partir de investigaciones anteriores, ya se conocía el tamaño desproporcionado del bazo en animales que pasan mucho tiempo bajo el agua. A partir de esta información, la autora del estudio sobre los Bajau, Melissa Llardo, del Centro de Geogenética de la Universidad de Copenhague, fue a la región a analizar a los gitanos, con el fin de ver si esto también le pasaba a los seres humanos.

3

Utilizando máquinas de ultrasonido y análisis de saliva, comparó la información recopilada del bajau con el saluan, otro grupo de personas que viven en la región de Indonesia pero que no están acostumbrados a bucear como ellos. El resultado mostró que los bajau tienen un bazo 50% más grande que el de los saluan. Un análisis adicional indicó una modificación en el gen PDE10A, que controla la producción de una hormona que está directamente relacionada con el tamaño del bazo.

Otras razones

Además del bazo grande, Richar Moon, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke, dice que las adaptaciones naturales del cuerpo humano pueden contribuir a esta condición. Cuando una persona se sumerge más profundamente en el agua, el aumento de presión hace que los pulmones se llenen de más sangre. Esta situación puede llevar a una hemorragia interna, causando la muerte, pero cuando hay un entrenamiento regular, el cuerpo es capaz de adaptarse.

4

La investigación de Bajau también tiene un propósito médico. La respuesta de nuestro cuerpo al buceo es similar a una condición llamada hipoxia aguda, que se caracteriza por una rápida pérdida de oxígeno en el cuerpo y causa muertes frecuentes en las salas de emergencia. Entender cómo funcionan sus cuerpos sería importante para tratar de evitar muertes por este motivo.

Como los Bajau viven aislados, terminan siendo marginados y no tienen los mismos derechos que quienes viven en la tierra. Esto, unido al aumento de la pesca industrial, que acaba por reducir la oferta de pescado para su subsistencia, incita a algunos de ellos a abandonar la vida en el mar y vivir en el continente. Llardo teme que las lecciones que transmiten estas personas en el campo de la salud, e incluso su existencia, no duren tanto.

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *