Después de todo, ¿qué es el llamado síndrome de París?

Cualquiera que no haya estado en París probablemente le gustaría visitar la ciudad considerada la más romántica de todos los tiempos. Cualquiera que haya estado es bastante capaz de querer volver, o no. Cuando se trata de viajar a la Ciudad de la Luz, hay quienes desarrollan cierto trauma a partir de la experiencia. Este trauma no solo existe sino que tiene un nombre: “Síndrome de Paris”.

Exame publicó recientemente una historia sobre una epidemia del síndrome de París, que supuestamente está afectando a los turistas chinos. La pregunta que queda es: ¿qué les pasa a estos turistas? La respuesta es básicamente simple: verificación de la realidad. Después de pasar años idealizando una ciudad proyectada en grandes películas, muchos turistas, especialmente asiáticos, llegan a París y se sienten decepcionados.

Lo cierto es que la imagen de París de Amélie Poulain, toda en tonos verdes y rojos, es comprada por muchas personas que esperan llegar a la ciudad y encontrar un lugar milagrosamente poético, seguro y visiblemente encantador.

¿Pero no es así?

No es que París no sea exactamente todo eso, el punto es que estarás en una ciudad llena de turistas, residentes cansados ​​de turistas y gente que espera sacar algo de un turista. Las escaleras del Sacre Coeur, por ejemplo, están llenas de gente que hace todo lo posible para que compres algunos souvenirs.

Si decides utilizar el transporte público y optas por el metro, es probable que esté lleno en las horas punta, como cualquier otra ciudad normal.

El Síndrome de París no es solo una decepción de los turistas chinos con la ciudad, es una señal de que la economía del país puede sufrir, después de todo, muchos chinos se van diciendo que nunca volverán a la capital francesa. ¿El duda?

Vayamos a los datos, entonces: al menos 1 millón de chinos van a París cada año; el turismo en Francia representa el 7,2% del PIB del país. Con la disminución del número de turistas chinos, es normal que el país se sienta relativamente amenazado.

Perfil

Además de contribuir al turismo, los chinos son conocidos por comprar artículos de alta gama en el país, como bolsos Louis Vuitton, productos Chanel y Hermès. Además, estos visitantes llevan consigo grandes cantidades de dinero en efectivo y, por lo tanto, son blancos frecuentes de robos.

Según el psiquiatra Michel Lejoyeux, del hospital Bichat, temas como la emoción de estar en un país que habla otro idioma, usa otra moneda y provoca nuevas sensaciones terminan haciendo que los turistas se sientan perdidos, desorientados.

La misma decepción fue registrada por un grupo de visitantes japoneses hace unos años. Los chicos llegaron a París y, después de ver varios lugares, comenzaron a asustarse y desesperarse. Esto sucede precisamente por la tendencia a pensar que la ciudad es la más bella y perfecta del universo. Puede ser hermosa y perfecta, pero solo si su concepto de “perfección” no incluye la ausencia de defectos.

No más llanto

El problema, que incluso puede parecer un poco inútil al principio, es el resultado de una combinación de expectativas y falta de información. El mayor error es pensar que París es exactamente la ciudad retratada en “El fabuloso destino de Amélie Poulain” o, quién sabe, “Medianoche en París”.

Es lo mismo si piensas que la vida real de Río de Janeiro es el mismo Río de Janeiro retratado en las novelas de Manoel Carlos. No es. Lo mejor que puedes hacer es, antes de comprar tu entrada, conocer un poco el país y saber que estar allí será una experiencia rica en nuevas emociones.

Aprovecha también que no eres un turista y evita caminar con la cámara al cuello o el celular en la mano todo el tiempo. Si puede, obtenga una tarjeta de crédito internacional; es mucho mejor que llevar mucho dinero en efectivo. Otra cosa: sabes que la Torre Eiffel es el lugar turístico más visitado del mundo. No espere subir a la cima sin enfrentarse a una cola relativamente larga. Lo mismo ocurre con cualquier otra atracción importante, como el Museo del Louvre.

Es realmente extraño entrar en un lugar que conocías solo por el cine, pero también es una sensación única y que debes disfrutar al máximo. Un poco de paciencia y realismo no hace daño a nadie.

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required