DIU: ¿Cuáles son los riesgos y beneficios de este método anticonceptivo?

Es posible que haya oído hablar del DIU, ¿no es así? En general, esta sigla significa “dispositivo intrauterino” y se refiere a un pequeño dispositivo de plástico flexible en forma de T que, como su nombre indica, se introduce en el útero con el objetivo de prevenir el embarazo. Aunque hay varias marcas de DIU en el mercado, básicamente se dividen en dos tipos: los que contienen un alambre de cobre y los que tienen hormonas, y que, técnicamente, se conocen por las siglas SIU.

¿Cómo trabajan?

Tanto los DIU como las SIU funcionan principalmente al interferir con la forma en que los espermatozoides se mueven a través del útero, evitando que estas células lleguen a los óvulos y los fertilicen. Además, si ocurre la fertilización, la presencia de los dispositivos evita que el óvulo fertilizado se implante en la pared uterina y se desarrolle. ¡Pero eso no es todo!

Dispositivos hormonales y de cobre (Carafem)

En el caso de los dispositivos que contienen cobre, luego de ser introducidos en el útero, comienzan a liberar iones de este elemento dentro del órgano, provocando una reacción inflamatoria que, además de dificultar aún más la progresión de los espermatozoides, imposibilita la supervivencia. Los DIU no tienen hormonas, por lo que su acción es localizada y su efectividad puede durar entre 5 y 10 años.

Las SIU tienen una acción mecánica similar a la de los DIU, es decir, también dificultan el movimiento de los espermatozoides dentro del útero e impiden que, en caso de fecundación del óvulo, se instale en la pared uterina. La diferencia es que las SIU tienen un pequeño reservorio que contiene una hormona llamada progestágeno que se libera de forma continua y en dosis bajas.

Método anticonceptivo súper efectivo (Repelente de hombres)

Esta sustancia hace que el moco cervical, un moco constante que se forma al final de la menstruación, sea más espeso, lo que dificulta el paso de los espermatozoides a través del cuello uterino, además de hacer que el revestimiento de las paredes uterinas sea más delgado y también previene la ovulación. La duración de estos dispositivos ronda los 3 y 5 años, y tanto los DIU como las SIU ofrecen una tasa de protección del 99,2% al 99,8% frente a embarazos no deseados, lo que significa que menos de una mujer de cada 100 que utiliza este método anticonceptivo queda embarazada.

¿Cómo se colocan?

Antes de optar por adoptar el dispositivo intrauterino como método anticonceptivo, es bueno tener una buena conversación con el ginecólogo, ya que existen algunas restricciones de uso, así como efectos secundarios -de los que hablaremos en breve- que hay que tener en cuenta.

Pequeño (Greatist)

La colocación del dispositivo es bastante simple y la realiza el médico en el consultorio. Cuando sea necesario, el ginecólogo puede aplicar pequeñas dosis de anestésico en el cuello uterino, y las mujeres pueden experimentar cólicos leves y notar un Ligero sangrado en los primeros dos días después del procedimiento. Se recomienda suspender las relaciones sexuales dentro de las primeras 24 horas, así como la introducción de tampones y otros objetos.

Además, el médico le enseñará a la paciente a tocar el cordón del dispositivo para que sepa reconocer el aparato y, así, comprobar por sí misma posteriormente si permanece en su sitio después de cada menstruación. Luego, entre 4 y 6 semanas después de que le hayan insertado el dispositivo, la mujer debe hacer una devolución para que el ginecólogo pueda verificar que todo está correcto y que el DIU (o SIU) está donde debe estar.

Vale la pena mencionar que si el hilo “desaparece”, no significa necesariamente que el dispositivo haya sido expulsado durante la menstruación; sí, puede suceder. Puede suceder que el alambre se enrolle alrededor del cuello uterino, lo que dificulta su localización o incluso que ingrese por el canal uterino. En tales casos, es importante adoptar un método anticonceptivo temporal para prevenir accidentes y acudir al médico para asegurarse de que el dispositivo esté en su lugar.

Ventajas y desventajas

Además de ser muy efectivos, otra ventaja de los dispositivos intrauterinos es que los usuarios no tienen que preocuparse por tomar la píldora, ¡ni por las consecuencias de olvidar a los benditos! Además, los de cobre siguen funcionando como medida de emergencia ante un embarazo no deseado, ya que pueden insertarse en el útero hasta 5 días después de que una mujer tenga relaciones sexuales sin utilizar métodos de protección.

Muchas ventajas y algunas desventajas también (pizarra)

Otro beneficio es que, como existe la opción de elegir entre dispositivos con o sin hormona, quienes tienen intolerancia a esta sustancia, padecen algunos problemas de salud -como trombosis y problemas arteriales- o simplemente prefieren no usar este compuesto, pueden optar por tenerlo del DIU de cobre. Una ventaja más es que, si la mujer quiere quedar embarazada, simplemente vaya al médico y retire el aparato.

Además, especialmente en el caso de las SIU, el dispositivo puede disminuir el flujo menstrual y la aparición de cólicos, reducir el riesgo de desarrollar cáncer de endometrio e hiperplasia endometrial (proliferación excesiva de células endometriales), además de ayudar en casos de endometriosis.

Hable con su médico para decidir qué método es mejor para usted (Dr. Abraham González Rodríguez)

Por otro lado, hay mujeres que, en el caso del dispositivo hormonal, reaccionan a la sustancia que libera y pueden experimentar dolores de cabeza, notar la aparición de acné y aumento de la sensibilidad mamaria. Y, sobre todo en el caso de los dispositivos de cobre, los dispositivos pueden aumentar el flujo y la duración del sangrado menstrual, provocar ciclos irregulares y la aparición de calambres.

Finalmente, es importante tener en cuenta que los dispositivos intrauterinos sirven solo como método anticonceptivo y no previenen la infección por enfermedades de transmisión sexual, por lo que no reemplazan el uso de condones.

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required