Las “luchas” de la Guerra Fría pueden haber sido solo demostraciones de poder e influencia, como su nombre lo indica, pero eso no significa que la disputa se desarrolló de manera tranquila. Las batallas tuvieron lugar en varias áreas, incluida la producción de artefactos nucleares, que siempre han preocupado a los líderes de todo el mundo.

La carrera espacial fue uno de esos puntos de discordia, donde la tecnología avanzaba a pasos agigantados y cada demostración exitosa colocaba al oponente en una posición incómoda. Pero al final, ¿quién ganó?

decatlón espacial

Si realmente comparamos las carreras espaciales con un deporte, tendría mucha más similitud con un evento de decatlón, que engloba varias modalidades y una única valoración final.

El puntapié inicial de la disputa lo dio la Unión Soviética, que el 4 de octubre de 1957 logró lanzar el primer satélite artificial, el Sputnik I.La noticia dejó a Estados Unidos desesperado y finalmente culminó con la creación de la NASA en 1958.

Años después del inicio de la investigación en la institución, el presidente Kennedy anunció, en 1961, el gran objetivo: llevar un hombre a la luna. La actitud fue un movimiento extremadamente audaz, estratégico y necesario, luego de que el cosmonauta Yuri Gagarin hiciera un breve recorrido por el espacio y colocó a la Unión Soviética al frente.

La tecnología disponible en ese momento hizo que la tarea fuera casi imposible, pero el anuncio hizo que ambas partes trabajaran duro para ganar la carrera. Hasta ahora, la información disponible sobre cohetes proviene de Alemania, que, durante la Segunda Guerra Mundial, desarrolló prototipos de misiles de largo alcance.

Tanto la URSS como los EE. UU. Tenían acceso a los cohetes V-2, utilizando tecnología alemana para producir sus propias armas. Lo importante fue darse cuenta de que la forma en que fueron diseñadas permitió lanzar no solo bombas, sino también otros objetos, como cápsulas tripuladas.

cruzando la línea de meta

La transmisión de Neil Armstrong caminando sobre la Luna podría considerarse el final de la carrera espacial, declarando a Estados Unidos como los ganadores. El evento enfrió drásticamente la disputa, dejando a los soviéticos en una posición de derrota a los ojos del mundo.

Resulta que a pesar de que un astronauta realizó la hazaña lunar por primera vez, el 20 de julio de 1969, los cosmonautas jugaron un papel esencial en el éxito estadounidense. Un lado monitoreaba la tecnología del otro a través del espionaje y fotos satelitales, siempre manteniéndose al tanto de la etapa de evolución del vecino.

Los laureles de la victoria fueron para la NASA; sin embargo, entre 1957 y 1965, la URSS fue pionera en varias etapas de la carrera. Durante este período, los soviéticos lanzaron un satélite que orbitaba la Luna, Yuri Gagarin fue el primer hombre en el espacio, los cosmonautas se mantuvieron en el espacio durante 5 días, la cosmonauta Valentina Tereshkova fue la primera mujer en el espacio, e incluso se realizó una caminata espacial, en 1965.

Diferentes enfoques

La URSS quería mostrarse superior a los EE. UU., Pero eso no significaba que todos los esfuerzos se centraran en el objetivo de llevar un hombre a la luna. Ahora sabemos que los soviéticos invirtieron aproximadamente la mitad de los US $ 25 mil millones que EE. UU. Gastó en el programa Apolo. Documentos de la época muestran que esta inversión fue consistente con la importancia que los líderes de cada país le dieron al proyecto.

El gran obstáculo en ese momento era desarrollar un cohete lo suficientemente grande como para poder propulsar todo el equipo y la tripulación necesarios para la misión a la Luna. Estados Unidos logró la hazaña con el Saturno V, pero un ejemplo de que las tecnologías no estaban tan lejos fue que cuando Neil Armstrong aterrizó en la Luna, un satélite soviético ya estaba orbitando el cuerpo celeste.

Luna 3 tenía un brazo robótico, diseñado para recolectar material lunar y regresar a la Tierra de forma remota. Desafortunadamente, el proyecto tuvo problemas y fue abandonado después de intentos de recuperar el control. El programa espacial soviético también intentó llevar a un hombre a la luna hasta 1974, cuando puso fin al proyecto.

Ya mirando hacia un futuro en el espacio, la URSS lanzó la primera estación espacial en 1971, pero la hazaña dejó de ser relevante después del éxito estadounidense que alcanzó la Luna. Con el paso del tiempo y la disolución de la Unión Soviética, Rusia y Estados Unidos trabaja actualmente en colaboración con otros 18 países en el mantenimiento de la Estación Espacial Internacional.

En una guerra en la que no ha habido ningún conflicto físico, es difícil definir al ganador. Desde un punto de vista general, la influencia norteamericana en el mundo terminó por imponerse, sin embargo en la carrera espacial la disputa fue feroz, y señalar un ganador es algo complicado. Y para ti, ¿quién ganó esta carrera? Responda en los comentarios a continuación.

¿Conoces la newsletter de Mega Curioso? ¡Semanalmente, producimos contenido exclusivo para los amantes de las mayores curiosidades y extravagancias de este mundo! ¡Registre su correo electrónico y no se pierda esta forma de mantenernos en contacto!

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *