Estas 5 personas ricas donaron todo su dinero a la caridad

¿Qué harías si tuvieras mucho dinero? ¿Comprarías una casa gigante? ¿Tendría una colección de coches? ¿Invertirías en acciones y bienes raíces? O, quién sabe, ¿donarías gran parte de tu dinero? O mejor: ¿tendrías el valor de deshacerte de todo? Estas últimas opciones parecen ser las más locas de todas y, para algunas personas, pueden serlo. El caso es que hay mucha gente que no tiene grandes ambiciones y que ha utilizado buena parte de su dinero para quienes realmente lo necesitan. Verificar:

1 – El millonario que donó dinero y un riñón

Después de enriquecerse invirtiendo en acciones, Zell Kravinsky decidió que su dinero debería servir para un propósito mayor que acumular intereses de ahorro. En 2001, Kravinsky comenzó a donar no solo dinero, sino también terrenos a organizaciones benéficas y, con el tiempo, ya se habían distribuido 45 millones de dólares.

Su familia y amigos le aconsejaron que se tomara las cosas con calma con la donación de dinero, pero Kravinsky siempre dejó en claro que había ahorrado lo suficiente para ganar más dinero cuando lo necesitaba y que siempre que el valor aumentaba demasiado, donaba nuevas sumas.

No satisfecho, Kravinsky donó uno de sus riñones a un completo extraño que necesitaba un trasplante para vivir. Cuando decidió ayudar tan profundamente, su esposa amenazó con pedirle el divorcio; simplemente no lo hizo porque el cantante Pat Boone, cuando se enteró de la situación, le dijo a la mujer que perdonara a su esposo por ser “tan generoso”. Kravinsky dijo que donaría cualquier parte de su cuerpo a alguien que lo necesitara.

2 – El director de Hollywood que eligió una vida sencilla

Tom Shadyac dirigió películas como “Ace Ventura: Animal Detective” y “The Crazy Professor”, siempre estuvo entre algunos de los grandes nombres del cine mundial, tenía dinero y reconocimiento, pero no era una persona feliz. Al contrario: se sentía vacío. Este sentimiento solo aumentó cuando, en 2007, sufrió un grave accidente que lo dejó pensando en lo efímero de la vida.

En una entrevista con la presentadora Oprah, Shadyac dijo que descubrió que el secreto de la felicidad completa era vivir de acuerdo con lo que creía y compartir todo lo que era exceso con los más pobres. Fue así como decidió deshacerse de sus mansiones y posesiones para comprar una casa móvil y una bicicleta. Después de distribuir su riqueza por el mundo, Shadyac pasó a difundir su filosofía de vida.

En un comunicado emitido hace unos años, el exdirector dijo que su elección lo convirtió en una persona verdaderamente feliz, mucho más de lo que era cuando vivía en Hollywood.

3 – Una pelea más grande

El británico Brian Burnie siempre fue rico, pero también donó parte de su dinero a organizaciones benéficas. Cuando su esposa se enfrentó al cáncer de mama, Burnie decidió hacer algo en beneficio de los pacientes que pasaban por los mismos problemas de salud sin poder pagar el tratamiento.

En 2009, Burnie vendió un hotel y una de sus casas. Con los $ 26 millones que ganó, fundó su propia organización benéfica, dedicada a seguir a los pacientes con cáncer, de forma gratuita.

En 2012, el empresario vendió otra casa, donde vivía con su esposa. La propiedad valía $ 1 millón y el dinero se destinó a su fundación. Desde entonces, ha vivido una vida sin lujos.

4 – El multimillonario que inspiró a Bill Gates

Chuck Feeney se ha enriquecido con muchas tiendas del aeropuerto. Siempre ha dejado en claro que tiene la intención de donar toda su fortuna antes de morir. Feeney ya ha donado 6.200 millones de dólares de su imperio a organizaciones benéficas.

Uno de los deseos del multimillonario, además de morir sin dinero, es inspirar a otras personas muy ricas a donar sus bienes antes de morir. De hecho, ya lo hizo: fue gracias a las declaraciones de este tipo que Bill Gates y Warren Buffett adoptaron la misma filosofía.

5 – El millonario japonés que no dejó nada a sus hijos

El magnate Yu Panglin anunció en 2010 que sus dos hijos no recibirán su fortuna después de su muerte y que, en cambio, donaría el equivalente a 470 millones de dólares de su fundación a organizaciones benéficas. La decisión del millonario se tomó porque cree que sus hijos, como él, deben trabajar para ganar dinero.

Para evitar más problemas y especulaciones, Panglin ha dicho que su fortuna está al cuidado del banco HSBC, que debe administrarlo todo cuando muera.

Panglin era un niño pobre y dijo que conocía las dificultades que enfrentan los que no tienen dinero. Como conocía a ambos lados, el pobre y el millonario, Panglin prefirió no dejar nada a sus hijos, temiendo, incluso, que el dinero los corrompiera. Además, siempre creyó que a los niños les iría muy bien sin la tarjeta de crédito de su padre.

* Publicado en 9/9/2014

¿Sabías que Mega Curioso también está en Instagram? ¡Haz clic aquí para seguirnos y estar al tanto de curiosidades exclusivas!

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required