Un hawaiano ingresó al Libro de los Récords “Guinness” por lucir “el lóbulo de la oreja más estirado del mundo obtenido sin cirugía”. La hazaña de Kala Kaiwi fue posible gracias al uso de un enorme escariador de 10,9 cm de diámetro, a través del cual se puede pasar una mano.

Los “accesorios” que marcan récords de Kaiwi combinan perfectamente con los cientos de otras modificaciones que ha realizado en su cuerpo, como los cuernos de silicona implantados en su frente, las llamaradas de la nariz y el tatuaje rojo dentro de su ojo, además de los innumerables piercings que salpican toda la cabeza.

Vía En resumen

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *