La historia de la bola de cristal: desde su origen hasta el imaginario popular

El universo del misticismo y la futurología tiene varios aspectos: tarot, astrología, posos de café, etc. Supuestamente predecir el futuro es un arte conocido por pocos y muchos lo consideran un regalo. Y una de las formas de practicar esta adivinación es a través de la bola de cristal. De hecho, aunque la forma esférica es la más común, esta predicción se puede realizar en espejos, piedras, líquidos y multitud de materiales reflectantes.

Esta práctica comenzó hace miles de años, principalmente con los druidas. Eran un pueblo muy inteligente y prestigioso, habiendo vivido en Inglaterra y Francia durante la Edad del Hierro, un período entre 1200 aC y 1000 dC Tenían una gran educación, practicaban la medicina y estudiaban poesía, derecho y ciencia, religión.

Con la llegada del cristianismo, los druidas fueron perseguidos; después de todo, lo que profesaban se consideraba demasiado “místico”. A pesar de esto, algunos cristianos vieron la clarividencia como una forma de comunicarse con el más allá. En este momento, varias figuras históricas describieron las prácticas de los druidas en los libros.

Los druidas deben haber sido los primeros en usar la bola de cristal.

primeros informes

El naturalista romano Cayo Plinio II, conocido como “Plinio el Viejo”, dedicó un capítulo completo a los druidas en su libro “Historia natural”, escrito en el 77 d. C. En el siguiente capítulo, describe varias formas de magia, no necesariamente relacionándolos con los druidas, pero para una buena comprensión, media palabra es suficiente. Plinio utiliza términos como “magia con agua” y “con esferas”, indicando una posible relación entre este pueblo y las bolas de cristal.

Ya San Agustín, en el libro “A Cidade de Deus”, publicado en 426 dC, denuncia las prácticas místicas, diciendo que serían obras de demonios que pasan por ángeles. Esta fue una clara referencia a la supuesta clarividencia practicada por los druidas de la época, quienes enfrentaron la restricción de sus prácticas por parte de los cristianos.

En el siglo XIV, con el inicio del Renacimiento, varios textos árabes comenzaron a traducirse a idiomas europeos. Entre ellos estaba el Picatrix, un tratado de magia negra que veía el misticismo como una ciencia. Al racionalizar la clarividencia, estos textos hicieron que aumentara su popularidad, más aún porque ofrecerían una contraparte del cristianismo, que en ese momento se basaba en gran medida en el pecado y la culpa para atraer seguidores.

San Agustín reprochó el uso de la magia

uso politico

Aunque la bola de cristal todavía está estigmatizada por la Iglesia Católica, encontró en John Dee un gran defensor. El científico inglés fue consejero de la reina Isabel I, quien ascendió al trono británico en 1558. Dee practicó la clarividencia junto con su colega Edward Kelly: se quedaron mirando en un espejo de obsidiana con la esperanza de obtener sabiduría sobrenatural de los ángeles y ayudar al reinado de Isabel I.

Otra supuesta vidente que se involucró en política fue Jeane Dixon, ya en el siglo XX: su predicción más famosa fue la muerte del presidente estadounidense John F. Kennedy, aunque muchos lo dudan. Algunas de las predicciones erróneas de Jeane apoyan la tesis del engaño, como predijo, por ejemplo, que la URSS pondría al primer hombre en la luna y que George W. Bush derrotaría a Bill Clinton.

Jeane Dixon habría predicho la muerte de Kennedy

la imaginación popular

Si pensamos en la bola de cristal, inmediatamente llegamos a las mujeres con turbante en la cabeza. Este estereotipo se debe principalmente a los gitanos, quienes continuaron practicando varios tipos de adivinación, a veces con la bola de cristal, y tienen una vestimenta muy característica.

Además, el famoso mago estadounidense Claude Alexander Conlin, que vivió entre 1880 y 1954, era un experto en acertijos a través de la bola de cristal y vestía un turbante muy característico. Por eso no es de extrañar que esta impactante imagen haya entrado en el imaginario popular y se mantenga hasta nuestros días. Apodado “Alejandro el hombre que sabe” y “Alejandro el profeta de cristal”, el mago también comercializó sus propias bolas de adivinación.

Películas como “O Mágico de Oz”, de 1939, y “Quero Ser Grande”, de 1988, ayudaron a reforzar esta ridícula imagen de videntes que usan bolas de cristal. Ahora, si realmente revelan algo sobre el futuro, solo su creencia puede decir “sí” o “no”.

El mago Alejandro popularizó la imagen del vidente con turbante

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required