El 1 de julio de 1976, la joven Anneliese Michel murió en su casa en un profundo estado de desnutrición después de casi 2 años de ser sometida a sesiones diarias de exorcismo. El caso llegó a los tribunales con los padres, el obispo Ernst Alta y el padre Arnold Renz acusados ​​de asesinato. La historia no solo sirvió de base para la película El exorcismo de Emily Rose cómo provocó discusiones sobre personas poseídas por entidades demoníacas.

Al mismo tiempo, en los Estados Unidos, 6 mujeres estaban siendo brutalmente asesinadas por el asesino en serie David Berkowitz. En una de sus cartas, el hombre se hacía llamar “Hijo de Sam” y señalaba que las muertes fueron encargos de un demonio que le habló a través del perro de un viejo vecino. El asesino afirmó en la corte que cometió los crímenes bajo posesión demoníaca y su discurso ganó en todo el mundo. Casualmente, también al mismo tiempo, sucedió algo similar en la ciudad de Oset, en Inglaterra.

¿Qué le pasa a Michael?

(Fuente: Amino / Reproduction)(Fuente: Amino / Reproduction)

Situada cerca de Wakefield, Osset es la típica ciudad inglesa donde nunca pasa nada. En 1974, el carnicero Michael Taylor, su esposa Christine, los 5 hijos y el perro eran el estereotipo de la familia feliz y amorosa.

La gente describió a Michael, en particular, como un hombre educado con todos, un padre y esposo dedicado. No le pasaba nada, aparte de algunos episodios de depresión por una grave lesión en la espalda que le imposibilitaba permanecer en el trabajo por mucho tiempo.

Como resultado, una amiga de Michael, Barbara Warden, lo invitó a unirse a un grupo de la iglesia local llamado Christian. Compañerismo Grupo, que fue dirigido por la pastora Marie Robinson. En ese momento, la ciudad tenía una población muy religiosa, y la mayoría asistía a los servicios dominicales regulares. La familia Taylor fue una de las pocas que no fue tan devota, por lo que fue inesperado verlos durante los servicios.

Sin embargo, con la esperanza de curarse a sí mismo de ese mal que decía existir dentro de él debido al problema, el hombre rápidamente se interesó en el grupo y comenzó a hacer una presencia diaria en las reuniones.

Pronto quedó claro que Michael pasaba una cantidad excesiva de tiempo con el pastor, hasta el punto de hacerle renunciar a su propio trabajo para dedicarse a la congregación. Durante los servicios, Robinson usó el “poder de Dios” que le fue otorgado para exorcizar la maldad de Michael. Cuando esto pareció insuficiente, el hombre pronto se involucró en rituales particulares, que consistían en permanecer despierto toda la noche haciendo la señal de la cruz por la pastora.

Algo malo

(Fuente: Dónde está la línea / Reproducción)(Fuente: Dónde está la línea / Reproducción)

No pasó mucho tiempo para dejar en claro a la gente, incluida su esposa, que Michael se estaba enamorando del joven Robinson. El hombre ya no pasaba tiempo en casa, maltrataba a sus hijos y las extrañas prácticas habían afectado su comportamiento. Se había vuelto muy agresivo y ansioso con todos los que se cruzaban en su camino. Cansada de esto, Christine confrontó a Robinson frente a una iglesia abarrotada durante un servicio dominical.

Eso fue suficiente para hacer estallar a Michael, no con su esposa, sino con el pastor. Más tarde informó que sintió que una “influencia maligna proyectaba una sombra sobre él” que le hizo derramar su furia sobre Robinson, atacándola verbalmente. Después de ese episodio, la salud mental del hombre se deterioró de manera tan preocupante que un vicario local llegó a la controvertida conclusión de que Michael podría estar bajo la influencia de una entidad demoníaca.

El 5 de octubre de 1974, el padre Peter Vincent y el reverendo Raymond Smith se reunieron en la iglesia St. Thames en Barnsley para realizar el exorcismo de Taylor, que aceptó resignadamente la práctica.

Durante 8 horas, tuvo crucifijos en la boca y fue bañado en agua bendita durante las oraciones. El hombre tuvo convulsiones, escupió, mordió y maldijo. Los sacerdotes afirmaron que había 40 demonios que habitaban el cuerpo de Michel, que representaban características relacionadas con el incesto, la blasfemia, la lujuria, la herejía, el masoquismo y la dependencia sexual.

A las 8 de la mañana, los sacerdotes, exhaustos, decidieron interrumpir el ritual para descansar. Según ellos, las entidades que manifestaban locura, rabia y el instinto asesino no habían sido exorcizadas del hombre. A pesar de esto, los sacerdotes les pidieron a Michael y Christine que regresaran a casa y descansaran para la última etapa del ritual al día siguiente (extrañamente inconscientes del peligro que el hombre se ofrecía a sí mismo y a toda la familia).

Michael sangriento

(Fuente: Agp Stories / Reproduction)       (Fuente: Agp Stories / Reproduction)

A las 9:45 am del 7 de octubre de 1974, el oficial Ian Walker encontró a Michael Taylor vagando desnudo y bañado en sangre por las calles de Osset. Molesto, el hombre solo repitió “es la sangre de Satanás”. Posteriormente se confirmó lo sucedido.

En un ataque maníaco y espantoso, Michael estranguló a Christine hasta la muerte, luego le sacó los ojos, la lengua y le desgarró todo el rostro con las manos desnudas, haciéndola irreconocible. La casa parecía un matadero con la cantidad de sangre presente en el lugar. La masacre se extendió al perro de la familia al que le quitaron el cuero cabelludo y le quitaron las patas y el cráneo del cuerpo.

Juzgado en marzo de 1975, Michael Taylor fue declarado loco por la fiscalía y la defensa, y ambos afirmaron que el exorcismo en sí había afectado aún más la mente enferma del hombre. Fue condenado a 4 años de prisión en el Hospital Broadmoor, donde intentó suicidarse cuatro veces.

La repercusión mundial del caso puso en tela de juicio la severidad de las penas para las personas que cometen delitos tan graves motivados por problemas psiquiátricos. ¿Serían suficientes cuatro años para reintegrarlos a la sociedad?

La historia promovió un debate de entidades eclesiásticas sobre el papel de la religiosidad dentro de la psicología. Para los demonólogos más famosos de todos los tiempos, Ed y Lorraine Warren, la salud mental de un individuo es más determinante para motivar un crimen que algo estrictamente espiritual.

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *