En Mount Kaputar, en Nueva Gales del Sur, Australia, es posible encontrar un ecosistema prácticamente aislado que todavía es, en parte, misterioso para los investigadores. Fue allí donde un equipo de científicos descubrió una interesante especie de babosa gigante rosa fluorescente.

Suele encontrar refugio en hojas, rocas y cortezas de árboles, pero según Michael Murphy, un guía local, en unos días se puede ver a cientos de estos animales salir a comer. La información sorprendente es que la especie Triboniophorus aff. graeffei no come como otras babosas: el molusco de color psicodélico es carnívoro.

Pero no se preocupe, ya que aparentemente es inofensivo para los humanos y se alimenta, preferentemente, de otras babosas, siguiendo las huellas de los animales y tragándolos violentamente. Esta es la tercera especie de babosa carnívora encontrada por los investigadores.

La criatura puede alcanzar los 20 centímetros de largo, lo que se considera un tamaño aterrador para babosas y moluscos. Su tamaño se acerca al récord Guinness existente: el Achatina achatina, conocido como el caracol gigante africano, suele alcanzar un máximo de 18 cm, pero el Libro de los Récords ya ha registrado un animal de la especie con 28 cm, considerado como la babosa más grande del mundo.

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *