¿Por qué el agua de la piscina o del mar siempre está fría, incluso en verano?

Incluso en los días más calurosos del verano, la mayoría de las personas dudan en saltar a las piscinas o ir directamente al mar porque ya saben que el agua estará fría. Pero, ¿por qué todavía tiene bajas temperaturas incluso cuando el día es muy caluroso?

La respuesta está en la capacidad calorífica específica del agua, o simplemente calor específico, que hace que absorba el calor más lentamente que, por ejemplo, el aire o el suelo. Es por eso que a veces puedes ir a una piscina o caminar junto al mar a primera hora de la tarde y sentir que el agua está caliente: la disipación del calor también es más lenta.

El agua necesita mucho más calor para comenzar a calentarse: para aumentar 1 grado Celsius, la temperatura de 1 gramo de agua requiere 4.186 julios de energía, mientras que para la misma cantidad de aire se necesitan 1.005 julios y para el solo, solo 0.800 julios.

Esto explica por qué en ese día soleado te quemas el pie en la arena camino al mar y cuando llegas allí casi los congelas.

* Publicado el 30/6/2015

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required