¿Puede decirnos por qué comemos solo tres comidas al día?

«Es importante desayunar, almorzar y cenar en horarios regulares». «No debes comer entre una comida y otra, ya que te quita el apetito». «No debe saltarse ninguna comida, ya que esto puede dañar su salud».

Todo el mundo ha escuchado frases similares a estas al menos una vez en la vida, y la mayoría de la gente intenta seguir estos conceptos al pie de la letra. Sin embargo, según varios expertos, deberíamos estar ayunando o comiendo más veces al día. Confundido, ¿no? Cálmate, que ya te hemos explicado.

Los europeos tienen la culpa

Históricamente, el hábito de comer tres veces al día ha surgido en la Europa medieval. Los agricultores se levantaban temprano, bebían gachas frías y se iban a cultivar los campos. Cuando el sol estaba en su cenit, era hora de descansar, comer una comida más sustanciosa para recuperar fuerzas y prepararse para el resto de la jornada laboral. Cuando llegaron a casa, comieron una comida más como la de la mañana y luego llegó el momento de irse a la cama y empezar de nuevo a la mañana siguiente.

Cuando los colonos europeos llegaron a América durante las Grandes Navegaciones, también trajeron consigo estos hábitos alimenticios. Al establecer contacto con los nativos, se dieron cuenta de que la frecuencia con la que comían variaba según las estaciones. En invierno, por ejemplo, era común que los miembros de las tribus indígenas de América del Norte ayunaran debido a la escasez de alimentos.

Los «descubridores» tomaron esto como una prueba más de que los indios no eran civilizados, después de todo, ¿quién en su sano juicio moriría de hambre voluntariamente? Una persona debería tener tiempo para comer o no sería muy diferente de un animal. Los europeos encontraron los hábitos alimenticios de los nativos tan intrigantes que incluso se detuvieron a verlos comer como una forma de entretenimiento.

De la Revolución Industrial a los cereales para el desayuno

Cuando los centros urbanos comenzaron a desarrollarse y el hombre comenzó a abandonar el campo, la fuente de ingresos para muchos fue trabajar en fábricas en el centro de la ciudad mientras vivían en los suburbios. Esto significa que ya no era posible volver a casa para almorzar, por lo que era necesario aumentar más el desayuno, comer algo sencillo por la tarde y hacer de la cena la comida más pesada del día.

Sin embargo, la cantidad de comida seguía siendo idéntica a la de la época en que el hombre vivía del cultivo. La vida más sedentaria de la ciudad no provocó que las personas redujeran el tamaño de sus comidas en relación con lo que se consumía en épocas de laboriosa vida en el campo. Los médicos, preocupados por el aumento exponencial de los casos de indigestión, comenzaron a recomendar que las personas se lo tomaran con más calma en el desayuno.

Ahí es cuando llega la oportunidad perfecta para los hermanos Will Keith y John Harvey Kellogg. En 1897, presentaron sus cereales para el desayuno al mundo como una alternativa a las comidas pesadas de las mañanas. A pesar de no tener tanto éxito aquí, en EE. UU., Los cereales son una industria muy fuerte.

La comida mas importante

Aprovechando la popularización de la idea de que la gente debe consumir cosas más saludables por la mañana, las asociaciones de productores de frutas comenzaron a promover la idea de que ya no se almuerza, sino que el desayuno era la comida más importante del día y, por tanto, también debería la más saludable.

Como resultado, las ventas de alimentos naturales se dispararon, especialmente cuando los científicos comenzaron a descubrir la importancia de las vitaminas para nuestra salud. ¿Quién no ha visto nunca una película americana en la que aparece alguien bebiendo zumo de naranja o pasando mermelada de frutas sobre una tostada antes de ir al colegio o al trabajo?

Hasta ahora, todo es muy bonito, todo está muy bien. Pero, después de todo, ¿es realmente esencial que comamos siempre tres veces? Para muchos investigadores en el tema, la respuesta es no. De hecho, el ayuno puede ser más beneficioso para la salud que desayunar, almorzar y cenar todos los días, siempre que se haga correctamente.

Lo que dice la ciencia

Un estudio de la Universidad de Bath, Reino Unido, encontró que las personas que se saltan el café tienen el mismo nivel promedio de quema diaria de calorías que alguien que desayuna con regularidad.

Sí, los que comen por la mañana consumen más calorías, pero el metabolismo hace un esfuerzo extra para procesar esa ganancia calórica extra y luego se estabiliza más o menos al mismo ritmo que un individuo que no come nada al despertar.

Una encuesta similar realizada en la Universidad de Alabama, EE. UU., Mostró que las personas a dieta que desayunan pierden peso en la misma proporción que las que no lo hacen. Es decir, esta comida prácticamente no tiene impacto en nuestro cuerpo, metabólicamente.

¿Dos, tres, cinco o seis?

De hecho, el problema no está solo en la comida de la mañana, sino en todos ellos. Un estudio publicado en 2010 en el British Journal of Nutrition comparó dos grupos: uno que comía tres comidas al día y otro que comía seis, siendo el total de calorías en ambos lados el mismo. Los investigadores no encontraron diferencias hormonales o de aumento de peso entre los participantes.

En 2014, los científicos de la Universidad de Warwick, Inglaterra, tampoco encontraron nada que diferenciara el metabolismo de un grupo de mujeres que comía dos veces al día de otro grupo que comía cinco veces al día. Esto significa que la cantidad de comidas no es tan importante como la calidad.

Algo que en realidad puede provocar algún tipo de cambio en la forma en que actúa el metabolismo es la práctica considerada incivilizada por los colonos europeos: el ayuno periódico.

¿Qué tal ayunar para vivir más tiempo?

El neurocientífico Mark Mattson, del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, en los Estados Unidos, observó durante los últimos 20 años varios experimentos con ratones de laboratorio que demostraron que los especímenes que se saltan las comidas son más delgados y viven más tiempo que los que comen con frecuencia y tienen más robustez. células del cerebro.

Según Mattson, él mismo fanático del ayuno intermitente, la privación de calorías hace que las células aumenten sus defensas, como si estuvieran más atentas. Esto los hace más resistentes a otros agentes, como el propio envejecimiento celular, las toxinas ambientales y amenazas similares. Investigaciones relacionadas han demostrado que el ayuno incluso puede ayudar a prevenir enfermedades cardíacas.

En 2012, otro estudio con ratas encontró que aquellos que consumían todas las calorías diarias en un lapso de ocho horas tenían menos probabilidades de desarrollar enfermedades relacionadas con el metabolismo, como la diabetes. Un seguimiento realizado el año pasado confirmó el resultado.

¿Comer o no comer? esa es la cuestión

Después de todo, ¿es correcto comer menos, comer más, rápido o no? De hecho, depende de usted averiguarlo, ya que el metabolismo de cada persona funciona de forma diferente. Algunos tienen una vida más saludable comiendo tres veces al día, mientras que otros se sienten mejor si comen en pequeñas porciones varias veces, y algunos incluso prefieren saltarse las comidas. Va de cada uno.

El secreto puede ser dejar de comer cuando el reloj diga que es la hora y, en cambio, comer cuando tenga hambre, cuando su cuerpo le indique que debe reponerse. Se nos han impuesto las convenciones sociales del desayuno, el almuerzo y la cena, pero nadie jamás le ha enseñado eso a nuestro cuerpo, entonces, ¿por qué luchar contra aquellos que solo quieren mantenernos vivos y saludables?

Deja un comentario