Imagínese que está en la fila para que le atiendan en una pequeña sucursal bancaria. De repente, un asaltante invade el establecimiento, con capucha y armado. La mayoría de las personas logran escapar, pero usted y dos empleados no tienen tanta suerte y terminan sirviendo como rehenes. La policía llega pronto y comienzan las negociaciones.

Al final, todo dura mucho más de lo necesario y terminas pasando unos días bajo el mando del criminal. Las primeras horas son del más completo pánico, tienes miedo de hablar, de mirar a un lado, de morir, de todo. Los otros rehenes también están aterrorizados, y el criminal, teniendo que lidiar con la policía y la gran conmoción alrededor del edificio, tampoco es la más tranquila de las criaturas.

El segundo día, sin embargo, piensas en calmar al secuestrador y decides hablar, actitud que también siguieron los otros dos rehenes. Después de unas horas, todos están más tranquilos y hablando sin mucho nerviosismo y, de repente, comienzas a sentir una especie de cariño por ese hombre, aunque representa una amenaza para tu propia vida.

Si, pasa

¿Cosa de la película? ¡Nada!

LA Síndrome de Estocolmo es un estado psicológico en el que una persona comienza a sentir ternura por un agresor después de experimentar períodos de intimidación y presión. El término, de hecho, se originó con una historia similar a la que te hicimos imaginar.

En 1973, en Estocolmo, Suecia, un atraco a un banco dio lugar al nombre del síndrome. En ese momento había un ladrón, Jan-Erik Olsson, un preso y cuatro empleados de sucursal bancaria, que permanecieron juntos durante seis años y, con el tiempo, terminaron desarrollando una fuerte relación afectiva.

Todo comenzó con la entrada de Olsson con ametralladora y explosivos en la sucursal bancaria que estaba en la región central de la ciudad. Olsson disparó al techo e inmediatamente tomó como rehenes a tres funcionarios para intentar, a cambio de su libertad, obtener una buena cantidad de dinero de la policía y así huir del país.

Negociaciones y cariño

Otro requisito: uno de sus amigos, Clark Olofsson, que era uno de los bandidos más famosos de Suecia y a quien Olsson había conocido en la cárcel, debería ser llevado al banco para formar parte del plan y poder escapar también. La policía terminó aceptando el trato y Olofsson fue llevado al banco. En este punto, un empleado que había logrado esconderse fue descubierto y se unió al grupo de rehenes.

Algunos policías lograron ingresar a un departamento de la agencia, y desde allí, los rehenes y los bandidos se escondieron en un espacio mucho más pequeño. Para pasar el tiempo, empezaron a hablar y jugar a las cartas; a partir de entonces, todo el mundo era prácticamente un amigo de la infancia.

Las negociaciones con la policía se llevaron a cabo por teléfono, a través de dos rehenes: Olof Palme y Kristin Enmark, ambos de 23 años en ese momento. En sus llamadas a la policía, quedó bastante claro: tanto Palme como Enmark estaban del lado de los secuestradores. Kristin fue tan lejos como para decir que confiaba plenamente en los secuestradores y que viajaría con ellos como rehenes sin ningún problema, si lo hubiera.

Todo el mundo estaba bien

Luego de tres días de secuestro, los policías ingresaron al banco por un agujero y lograron mostrarse a los rehenes que se encontraban allí, pero pronto fueron descubiertos también por los secuestradores, quienes amenazaron a los rehenes y dispararon a los policías. A los seis días, la policía utilizó gases lacrimógenos, lo que provocó la rendición de los dos secuestradores, sin que los rehenes resultaran heridos.

La despedida entre secuestradores y rehenes fue cálida, con fuertes abrazos intercambiados. Una de las empleadas del banco, que estuvo atrapada durante esos seis días, dijo que sabía que era extraño, pero que no le gustaría que les pasara nada malo a los secuestradores.

La persona responsable de nombrar el síndrome fue Nils Berejot, criminóloga que trabajó con la policía durante el famoso secuestro. Básicamente, se describe como un intento de la víctima de conectarse con el delincuente, en un intento de reducir los riesgos del delito. De manera inconsciente, es una forma de que la víctima complazca al criminal para que, una vez que siente simpatía por él, no lo lastime.

Cuando Olsson se enteró del síndrome, dijo que no lo creía y que la amistad que desarrolló con sus rehenes era cierta, tanto que dos de ellos estaban en su boda en prisión. Estuvo detenido diez años y, tras ser liberado, nunca volvió a tener problemas con la Ley. Olofsson fue absuelto en segunda instancia, pero se involucró en problemas con la policía varias veces en su vida.

***

Publicado originalmente el 23/09/2016

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *