Podemos conocer la función y ubicación de la mayoría de los órganos del cuerpo humano; sin embargo, si no estudiamos el tema en profundidad, probablemente desconozcamos algunas partes. Todo el mundo tiene al menos una idea de cómo funcionan los pulmones o el estómago, incluso de forma simplificada, pero ¿sabes para qué sirve y cómo funciona tu páncreas?

Esta pequeña glándula puede pasar desapercibida en las clases de Biología, pero su desempeño es fundamental en el sistema digestivo.

Poco reconocimiento, pero gran importancia

El páncreas es parte de los sistemas digestivo y endocrino, con las funciones básicas de liberar jugo pancreático, que ayuda en la digestión de los alimentos y la secreción de hormonas extremadamente importantes. Mide aproximadamente 15 centímetros de largo y se encuentra entre el estómago y la columna, cerca del hígado y el intestino delgado.

Su función en la digestión es de gran importancia, ya que implica la secreción de enzimas que actúan en conjunto con la bilis producida por el hígado y la vesícula biliar. Estas secreciones, después de pasar por una serie de procesos, llegan al duodeno, justo fuera del estómago. A través de ellos, los carbohidratos, grasas y proteínas se disuelven lo suficiente como para que nuestro intestino pueda absorber todo lo que necesita.

Tan importantes como las hormonas que produce, son esenciales para controlar los niveles de azúcar en sangre (glucosa), también conocida como glucemia. La insulina se libera para disminuir este valor, ya que el glucagón actúa de manera opuesta, aumentando la glucosa en sangre cuando se libera.

Este equilibrio es fundamental para el correcto funcionamiento de los riñones, el hígado e incluso el cerebro. Una de las disfunciones más conocidas del sistema endocrino, del que forma parte el páncreas, es la diabetes mellitus. Se caracteriza por la dificultad de la glándula para producir insulina, provocando que el organismo tenga problemas para corregir el nivel de azúcar en sangre para alcanzar valores normales.

Los principales síntomas son sed excesiva, cansancio sin causa específica, pérdida de peso sin dieta, visión borrosa y hormigueo en manos y pies. Si la afección no se trata a tiempo, puede causar daños irreversibles e incluso provocar la muerte. También puede producirse una inflamación de la glándula, provocada por el conocido cálculo de la vesícula biliar o por el consumo excesivo de alcohol.

Más vale prevenir que lamentar

Después de conocer cómo funciona el páncreas y toda su importancia, quizás hubo una preocupación sobre cómo cuidarlo bien. En general, seguir una dieta sin exceso de grasas y mantenerse en forma es suficiente para que la glándula tenga una vida larga y saludable.

Algunos consejos no solo son válidos para su mantenimiento, sino para el cuerpo en su conjunto. No se debe beber demasiado, fumar o seguir dietas que prometan grandes reducciones de peso en poco tiempo. Pueden hacer que la grasa se acumule en el hígado, aumentando las posibilidades de desarrollar cálculos en la vesícula biliar.

Si se detecta un problema en su páncreas, ¡no se desespere! Cuando sucede algo, la mayoría de las veces, no es necesario extirpar toda la glándula. Incluso si este es el caso, es posible implementar cambios en el estilo de vida para que su cuerpo pueda vivir sin las hormonas y enzimas que secreta.

¿Conoces la newsletter de Mega Curioso? Semanalmente, producimos contenido exclusivo para los amantes de las mayores curiosidades y cosas extrañas de este mundo. ¡Registre su correo electrónico y no se pierda esta forma de mantenerse en contacto!

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *