La figura de Jesucristo es bastante popular incluso entre los que no son religiosos. Sin embargo, su existencia puede ser tanto un mito de la Iglesia para reafirmar sus valores como algo que realmente sucedió. La respuesta a eso, sin embargo, depende únicamente de su fe. Ahora, varios investigadores y religiosos están tratando de buscar evidencia concreta del (posible) paso de Cristo en la Tierra. ¿Es posible?

Uno de los mayores entusiastas del tema es el arqueólogo búlgaro Kasimir Popkonstantinov. En 2010, descubrió una pequeña caja que cree que contiene los huesos de nada menos que San Juan Bautista, uno de los santos más importantes de la iglesia cristiana. Otra urna, que se encuentra junto a este santuario, contenía la inscripción “Que Dios te salve, siervo Tomás. El descubrimiento es muy importante, ya que Juan el Bautista fue uno de los primeros seguidores de Cristo y, además, fue su PRIMO. Así que ciertamente compartían rasgos de ADN.

Popkonstantinov estaba excavando los restos de una iglesia del siglo VI en la isla de Sveti Ivan en el Mar Muerto, que había sido construida sobre una basílica del siglo anterior. Al registrar la zona del altar, el investigador encontró un pequeño relicario de mármol con los posibles restos del santo. Durante el siglo V, las iglesias solo se consideraban sagradas si guardaban la reliquia de algún santo o religioso ferviente.

Kasimir Popkonstantinov muestra un relicario que contendría huesos de San Juan Bautista

Dudas y problemas

La secuenciación del código genético en fragmentos óseos muy antiguos todavía está comenzando a tener lugar. Pero incluso si se pudiera determinar el ADN en el hallazgo de Popkonstantinov, ¿quién garantiza que el santuario realmente perteneció a San Juan Bautista? ¿Y cómo probaría eso la existencia de Cristo?

Otro problema es que el ADN ideal no debería haber tenido contacto con el de nadie más, el de un hueso enterrado en el suelo, por ejemplo. En el caso de este relicario, es muy probable que los rastros de quienes manipularon los huesos para ponerlos en la caja se hayan mezclado con el ADN de los fragmentos óseos, despertando dudas sobre su legitimidad.

Actualmente, es posible distinguir y eliminar los rastros contaminantes, pero es mucho más difícil, principalmente porque el ADN se degrada con el tiempo. También es posible intentar mapear el genoma desde dentro de los fragmentos óseos, donde la influencia de factores externos sería más difícil.

Relicario encontrado en ruinas de una iglesia del siglo VI

ADN y arqueología

La arqueología está comenzando a utilizar la secuenciación genética en sus estudios. George Busby, un investigador y genetista de la Universidad de Oxford que acompañó las búsquedas de Popkonstantinov, cree que el ADN puede influir de dos maneras: comparando el ADN de diferentes reliquias y rastreando sus orígenes geográficos.

Por ejemplo, si se encuentra otro artefacto que supuestamente pertenece a San Juan Bautista, sería posible comparar las dos muestras de ADN y ver si tienen similitudes. Lo mismo sucedería si se encontraran objetos que hubieran pertenecido a Jesucristo, ya que ambos eran primos.

Hasta ahora, los huesos encontrados por Popkonstantinov se han fechado en aproximadamente 2.000 años utilizando carbono-14, algo emocionante para la investigación. Por otro lado, el análisis de ADN fue muy similar al de los habitantes actuales de Oriente Medio, lo que indica una posible contaminación del material original.

La secuenciación de ADN encontrada en el relicario muestra una posible contaminación por parte de quienes manipularon el artefacto

No todo esta perdido

Los genetistas ya han encontrado varios rastros diferentes de ADN en la Sábana Santa, que supuestamente cubrió a Jesucristo después de su crucifixión. El material encontrado en el osario de James, que mucha gente cree que ha conservado los huesos del hermano de Cristo, también está en proceso de secuenciación genética.

Si es posible mapear todas estas muestras y compararlas en el futuro, podríamos, quién sabe, trazar un paralelo entre todas estas reliquias y también entre los descendientes potenciales de estas personas. Además, por supuesto, de determinar el ADN de la familia de Cristo y, quién sabe, ¡de sí mismo! Nos queda esperar creer para ver.

Osario de Santiago, que supuestamente contenía los restos del hermano de Jesús

Mega se postula para el premio Digital Influencers Award, ¡y tú puedes ayudarnos a ser dos veces campeones! Haga clic aquí y descubra cómo. Aprovecha para seguirnos en Instagram y suscribirte a nuestro canal de YouTube.

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *