Síndrome de la mano alienígena: Karen Byrne fue ‘atacada’ por su mano

A los 27 años, Karen Byrne, residente de Nueva Jersey (EE. UU.), Se sometió a una delicada cirugía cerebral para tratar una condición muy aguda de epilepsia, que le provocaba convulsiones casi constantes. Tan pronto como se despertó, se sintió muy bien, a pesar del entumecimiento causado por la fuerte sedación.

Sentada en la cama del hospital, estaba hablando con su cirujano cuando, de repente, su mano izquierda se elevó en el aire de manera descontrolada y se lanzó hacia su propio pecho. Luego, sus dedos comenzaron a atravesar los botones de su bata y a abrirlos uno por uno. Sorprendentemente, en ningún momento Byrne pensó en hacer eso, pero aun así su cuerpo lo estaba haciendo. “Mi cirujano dijo, ‘Karen, ¿ves lo que está pasando?’ Y dije: ‘Sí, algo está mal’ ”, dijo Byrne en una entrevista con Radio Pública Nacional.

Después de eso, la mano simplemente fue “poseída” por una rabieta y rápidamente sacó los botones de la bata. La mujer quiso parar, pero la mano “no obedeció”. El médico le pidió que intentara controlarla, pero fue en vano. La mujer sintió que la acción era “más fuerte que ella”.

La mano alienígena

(Fuente: Onedio / Reproduction)
(Fuente: Onedio / Reproduction)

Byrne y su mano entraron en una lucha horrenda, como si tuviera vida propia. La mujer comenzó a llorar de desesperación, por lo que el médico decidió intervenir y también terminó “peleando contra la mano”.

La paciente tuvo que regresar a la casa incluso con la mano para que ya no pareciera pertenecer a su cuerpo. A veces estaba bien, pero de repente la mano golpeó a Byrne en la cara o la abofeteó frenéticamente, avanzando hacia la mujer cuando la otra mano la detuvo. El comportamiento impulsivo fue vergonzoso, además de ser físicamente muy doloroso y agotador para el estadounidense.

(Fuente: TheTrentOnline / Reproduction)
(Fuente: TheTrentOnline / Reproduction)

Karen Byrne fue diagnosticada con el síndrome de la mano alienígena, también conocido como síndrome de la mano alienígena, una afección para la que no existe cura. Cuando la mujer se sometió a una cirugía para curarse de la epilepsia, su cerebro se partió por la mitad, justo en el cuerpo calloso (una estructura neural responsable de conectar los dos hemisferios cerebrales, derecho e izquierdo). Esto provocó una falta de comunicación entre las dos extremidades, por lo que la mano de Byrne comenzó a recibir instrucciones principalmente del lado derecho de su cerebro.

El síndrome es común que ocurra en procedimientos quirúrgicos que tienen como objetivo poner fin a casos extremos de epilepsia y psicosis epiléptica, en los que ambos tienen una separación de los hemisferios cerebrales. El fenómeno se comporta exactamente como lo hizo con Byrne: una mano no está bajo el control de la mente, por lo que la persona siente que el miembro “no le pertenece”.

El comienzo de todo

(Fuente: Premio Nobel / Reproducción)
(Fuente: Premio Nobel / Reproducción)

El síndrome de la mano alienígena apareció a mediados de la década de 1940, cuando los cirujanos decidieron romper el cuerpo calloso para tratar la epilepsia por primera vez. El neurobiólogo Roger Sperry fue el encargado de realizar los experimentos para estudiar el fenómeno. En uno, Sperry filmó a un paciente tratando de resolver un rompecabezas que requería reorganizar los bloques para que coincidieran con el patrón de la imagen. El hombre trató de solucionarlo con su mano izquierda, controlada por el hemisferio derecho de su cerebro, y todo salió bien. Sin embargo, cuando Sperry le pidió que lo hiciera con su mano derecha, controlada por el hemisferio opuesto, la mano no supo qué hacer, revoloteando sobre las piezas y comportándose de forma errática. Cuando la paciente trató de ayudarla con la otra mano, ambos se pelearon.

En una encuesta que le valió un premio Nobel, Sperry concluyó que cada hemisferio es un sistema consciente por derecho propio, que percibe, piensa, recuerda, razona, desea y se mueve. Prueba de ello es que, en el caso de Karen Byrne, la mano descontrolada empezó a “enojarse” con la mujer cuando tenía conductas objetables, como fumar, maldecir o ser irrespetuoso con los demás. Siempre que esto sucedía, Byrne era castigada con un violento ataque de su mano.

(Fuente: MaestroVirtuale // Reproducción)
(Fuente: MaestroVirtuale / Reproduction)

“Cuando voy a encender un cigarrillo, por ejemplo, la mano lo apaga con una bofetada”, reveló la mujer. Es como si el otro lado de su cerebro se diera cuenta de que Byrne necesitaba comportarse mejor y dejar de repetir hábitos que no eran saludables para ella.

Karen Byrne tuvo su historia contada en el documental El cerebro: una historia secreta – Cerebros rotos, producido por la BBC en 2011. En él, reveló que los médicos encontraron un medicamento que le permitió tener más control de su mano izquierda para mejorar su calidad de vida. Ahora de 64 años, la mujer todavía no está contenta con este comportamiento más “moral” en su mano, pero ha aprendido a vivir con él.

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required