Antes de hablar de la Torre de Babel, es importante aclarar los mitos, porque simplemente decir que este monumento es solo un mito de origen es una definición muy reduccionista de un concepto que, durante siglos, explicó un fenómeno muy querido por la sociedad humana. que es la pluralidad de idiomas hablados.

Los mitos de origen, así como los cosmogónicos (que explican el surgimiento del Universo), son formas encontradas por los pueblos antiguos para explicar su realidad o, en este caso, el origen de una tradición. Los mitos no son fantasías, pero tampoco son verdades científicas.

La Torre de Babel siempre ha sido un tema misterioso que habitó la imaginación tanto de quienes piensan que los mitos son reales como de los científicos, estos no en el sentido de negar la existencia del monumento, sino de investigar evidencias históricas relacionadas con la construcción histórica, como el templo de Marduk (o Babel) al sur de la antigua Mesopotamia.

¿Es la Torre de Babel un zigurat mesopotámico?

Fuente: Apasionado por la Historia / Reproducción
Fuente: Apasionado por la Historia / Reproducción

Los defensores de la existencia real de la Torre de Babel, como el Dr. Douglas Petrovich de la Universidad de Toronto en Canadá, especulan que el monumento bíblico puede estar relacionado con el zigurat de Etemenanki. El zigurat fue un tipo de construcción arquitectónica de carácter religioso, datado entre el IV milenio a.C. y el siglo VII a.C. C.

Estos edificios tienen algunas similitudes con las pirámides egipcias y se erigieron a través de hileras de ladrillos dispuestos de tal manera que estructuraban un conjunto de escalones, que conducían a un templo construido en la parte superior del edificio. Uno de estos templos, el de Marduk, fue reconstruido por el rey Nabucodonosor II y su padre Nabopolasar, en el siglo VII a. C. C., en Babilonia.

En una entrevista con Revista SmithsonianEl profesor de la Universidad de Londres Andrew George habla de un estudio realizado en 2017, sobre una piedra encontrada en la antigua Babilonia (ahora Irak) hace más de 100 años y que, teóricamente, podría probar la existencia de la Torre de Babel.

Sobre ese objeto, hay un dibujo de una torre con escalones y, al lado, una persona con un sombrero en forma de cono sosteniendo una lanza. A continuación se muestra una inscripción que, según George, dice: “zigurat”. Data del siglo VI a.C., la piedra revela detalles de la construcción de la estructura, colocándola en el reinado del emperador Nabucodonosor II.

Fuente: Revista Smithsonian / Reproducción
Fuente: Revista Smithsonian / Reproducción

¿Qué dice la biblia?

Muchos detalles escritos en la roca confirman los relatos bíblicos. El Antiguo Testamento afirma, en Génesis 10, que después del Diluvio, diferentes grupos de personas se dispersaron por todo el mundo, originándose en los tres linajes de los hijos de Noé, es decir, se dividieron en idiomas, clanes y naciones.

Más tarde, sin embargo, Moisés explica en una Tabla de Naciones que: “Ahora toda la tierra tenía un idioma y las mismas palabras. Y cuando la gente emigró del este, encontraron una llanura en la tierra de Shinar y se establecieron allí “. (Génesis 10: 32-11: 2).

Analizando estos pasajes bíblicos, Petrovich señala que la palabra “Shinar” es el equivalente hebreo del término acadio “Shumer”, que los historiadores modernos llaman “Sumeria”. En este pasaje, después de hablar de la dispersión, Moisés vuelve a la historia para explicar cómo se formaron los diferentes idiomas, estilo narrativo característico de los textos hebreos.

Dispersión y lenguajes

Doug Petrovich afirma, basado en Génesis 10, que después del evento del Diluvio, varios grupos humanos comenzaron a extenderse gradualmente por la faz de la tierra. Estas personas vivían en pequeñas comunidades, con bajo desarrollo tecnológico, lo cual es visible en los registros arqueológicos existentes.

Génesis 11, sin embargo, revela un evento tecnológico para el arqueólogo, cuando un grupo de personas se traslada a las llanuras de Shinar y comienza a construir la primera gran metrópoli. Según el relato de Moisés, se trata de un pueblo orgulloso, capaz de organizar una comunidad urbana cuyo potencial tecnológico les permitiría construir un edificio con “su cúspide en los cielos”, en clara afrenta a Dios.

Como resultado de este orgullo, Dios los castiga confundiendo sus idiomas y esparciéndolos por la tierra. Nuevamente, el registro arqueológico revela que estos habitantes, en un momento dado, comenzaron a construir nuevas comunidades en regiones menos desarrolladas, invadieron las existentes o se mudaron a ciudades más grandes donde comenzaron a vivir en áreas separadas (¿barrios?).

El trabajo de intentar sincronizar los hallazgos arqueológicos con los relatos bíblicos es un campo aún poco explorado, con una falta de investigadores dispuestos a afrontar la tarea con un espíritu verdaderamente científico. Además, hay varios desafíos que reconciliar, como diferentes métodos de datación, nuevas herramientas de investigación arqueológica, diferentes tradiciones cronológicas y diferentes traducciones bíblicas.

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *