Vea 7 mitos y verdades relacionados con los exámenes de rayos X

Es posible que haya escuchado la charla de que los rayos X son súper peligrosos y que pueden provocar varios problemas de salud, incluido el cáncer. Sin embargo, ¿hasta qué punto estas historias son solo mitos y hasta qué punto son verdaderas? Porque el especialista en radiología Hugo Rosin nos envió una serie de información sobre el tema, que ayudará a resolver todas tus dudas de una vez por todas.

Según Hugo, es común que las personas sientan curiosidad por la radiología, sobre todo por el hecho de que los profesionales utilizan equipos que utilizan rayos X y rayos gamma para producir pruebas médicas. Quien descubrió esta “herramienta” fue el físico alemán Wilhelm Röntgen, quien, en 1895, produjo radiación electromagnética en las mismas longitudes de onda que las emitidas por los rayos X por primera vez.

Operación

Solo para que lo entiendas mejor, según la gente del sitio de cómo funcionan las cosas, básicamente, las máquinas de rayos X funcionan como cámaras que, en lugar de usar luz para exponer la película, emplean el … Rayos x! Sin embargo, aunque esta radiación también se encuentra en forma de ondas magnéticas, como la luz, es más enérgica y, por lo tanto, capaz de penetrar varios materiales con diferente intensidad.

Por eso es posible observar – y distinguir – diferentes estructuras que existen en nuestro cuerpo, es decir, porque los músculos, la grasa, los huesos y otros órganos son capaces de absorber los rayos X a distintos niveles.

Evolución

Desde el descubrimiento de los rayos X hasta ahora, el uso de este tipo de radiación ya no es solo una forma de generar imágenes del cuerpo humano y se ha convertido en una herramienta importante. La tecnología ayuda a los profesionales sanitarios a planificar los diferentes pasos y procedimientos para que los resultados finales de los tratamientos sean más rápidos y precisos.

Sin embargo, a pesar de la importancia de los rayos X, existe mucho temor por los posibles efectos secundarios causados ​​por la exposición durante los exámenes, incluso los de rutina. Y aquí es donde entra Hugo en escena para ayudarnos a aclarar algunas dudas comunes. Verificar:

1 – ¿Las salas de exploración presentan un riesgo de contaminación para los pacientes?

¿Se ha preguntado alguna vez si las salas donde se realizan los exámenes de rayos X no absorben parte de la radiación, presentando un peligro de contaminación para quienes ingresan allí? Después de todo, ¿cómo sabremos si el entorno no se carga después de tantos escaneos? Porque según Hugo, cuando se trata de radiografías diagnósticas, este riesgo no existe, ya que el tipo de radiación que produce el equipo es electromagnética.

Esto significa que después de desconectar el dispositivo, ya no emite radiación. Sin embargo, esto no se puede decir de los equipos de radioterapia y medicina nuclear, ya que estas máquinas tienen elementos radiactivos en su interior.

2 – Y si hay espejos en la sala de examen, ¿pueden desviar los rayos X?

Según Hugo, aunque los rayos X tienen un comportamiento ondulatorio -como la luz- en determinadas situaciones, no pueden ser reflejados por espejos, ya que estos objetos solo reflejan la luz visible, que es una onda con una longitud mayor que la de los rayos X.

3 – ¿Las mujeres embarazadas deberían realmente evitar los exámenes de rayos X?

Existe la creencia de que las mujeres embarazadas no deben, bajo ninguna circunstancia, tomar radiografías, incluso las que realizan habitualmente los dentistas, ya que el feto sería susceptible a la radiación. Porque, como explica Hugo, las mujeres embarazadas pueden someterse a radiografías, siempre que la región del útero esté adecuadamente protegida con una de esas prendas recubiertas de plomo para proteger al bebé.

Según él, le corresponde al médico o dentista evaluar los riesgos, es decir, determinar si el riesgo de realizar el examen radiográfico es menor que el riesgo de no diagnosticar correctamente algún problema que también pudiera comprometer la salud de la madre. Y bebe. Sin embargo, Hugo señala que la exposición a los rayos X, incluso cuando sea necesario, no se recomienda durante el primer trimestre del embarazo.

4 – ¿Y los exámenes de resonancia magnética y ecografía también emiten radiación?

De hecho, ninguna de las pruebas emite radiación. La resonancia magnética permite obtener imágenes mediante la emisión de un fuerte campo magnético – no radioactivo – que activa las moléculas de hidrógeno presentes en el agua y luego captura la energía magnética liberada por estas moléculas.

El ultrasonido captura imágenes a través del reflejo de ondas acústicas. imperceptible al oído humano, que son emitidos por un transductor, es decir, por la parte del dispositivo que está en contacto con el paciente.

5 – ¿Se puede considerar en riesgo la actividad de los radiólogos y técnicos?

Mucha gente cree que el exceso de radiación puede provocar infertilidad y estimular la aparición de células cancerosas, y que, por tanto, los profesionales que trabajan directamente con equipos de radiología estarían más expuestos a riesgos. Pues esta creencia no es del todo errónea, ya que los efectos de la radiación son acumulativos en las células de los seres vivos, y pueden surgir muchas enfermedades debido a la exposición por encima de los niveles tolerados.

Sin embargo, según Hugo, gracias a la evolución de los equipos de rayos X y las técnicas de protección radiológica, este riesgo ahora se ha vuelto extremadamente bajo. Además, el profesional de la zona tiene ventajas adicionales debido a los riesgos para su salud, como la reducción del tiempo de jubilación y beneficios salariales como condiciones insalubres y condiciones peligrosas.

6 – ¿Y los exámenes realizados en la región de la cabeza, ofrecen más peligros?

Como explicó Hugo, toda exposición a los rayos X conlleva riesgos, como desarrollar algún tipo de cáncer. Sin embargo, generalmente el beneficio del diagnóstico es mayor que cualquier daño causado, lo que justifica el examen. Además, dependiendo de la intensidad y duración de la exposición, el daño es reversible.

Es cierto que la exposición prolongada a los rayos X puede provocar enrojecimiento y quemaduras en la piel, así como muerte celular y mutaciones genéticas. Sin embargo, los exámenes dentales y faciales emplean dosis de radiación relativamente bajas y, como Hugo explicó anteriormente, si el beneficio diagnóstico es mayor, entonces no existen restricciones al respecto.

7 – ¿Pueden las máquinas de rayos X de los aeropuertos borrar o dañar las tarjetas de memoria?

Según Hugo, esta creencia es solo un mito. Según él, los datos registrados en las tarjetas de memoria son soportes magnéticos y, por tanto, no pueden ser alterados por ondas de rayos X.

Por cierto, la gente de Tecmundo también volcó este mito en un artículo que puedes consultar aquí, explicando que la intensidad de la radiación que emiten las máquinas de rayos X en los aeropuertos es tan pequeña que no alcanza para dañar los equipos electrónicos o el contenido. grabados en tarjetas de memoria y discos duros.

Hugo Rosin es el director ejecutivo de DVI Radiologia, dentista egresado de FORP-USP, especialista en radiología de FOP-UNICAMP y especialista en ortodoncia de FOAR-UNESP. Nosotros, del equipo Mega Curioso, ¡gracias por la información que enviaste!

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required