La madre de Vladimir Demikhov siempre supo que su hijo estaba destinado a algo más grande. Nacido el 18 de julio de 1916, fue uno de los tres hijos de la pareja de campesinos Demikhov Peter Yakovlevich y Domnika Alexandrovna, que vivían en el pueblo de Yarizenskaia, en la ciudad de Voronezh durante la Unión Soviética.

Después de la muerte de su padre, Demikhov luchó con su madre para mantenerse y asistir a la escuela, a pesar de la difícil situación financiera. En 1934, dejó su hogar para estudiar biología en la Universidad Estatal de Moscú; Tres años más tarde, diseñó su primer dispositivo mecánico de asistencia cardíaca que podía asumir la función de un corazón durante aproximadamente 5 horas. En ese momento, ya utilizaba animales, especialmente perros, para realizar experimentos.

Vladimir Demikhov.  (Fuente: Europa PMC / Reproducción)Vladimir Demikhov. (Fuente: Europa PMC / Reproducción)

Al principio, el acto de operar animales vivos no era lo que molestaba a la comunidad científica, sino la naturaleza de la práctica de implantar un corazón artificial. A Demikhov no le importaron las críticas, ya que era joven, estaba lleno de ideas y quería provocar una verdadera revolución.

En 1940 se graduó, pero continuó en la institución trabajando como asistente en el Departamento de Fisiología. Allí, trasplantó un corazón en la ingle (cerca de la ingle) de un perro y se dio cuenta de que el órgano solo podía funcionar activamente si se trasplantaba al pecho.

la trasplantadora

(Fuente: gente famosa / reproducción)(Fuente: gente famosa / reproducción)

Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, la investigación del joven científico se vio interrumpida porque tuvo que trabajar como patólogo en un hospital de campaña. Fue el primer contacto de Demikhov con los horrores de la guerra, sirviendo principalmente a soldados que llegaban mutilados. Como quitarse la vida se consideraba un crimen de guerra, Demikhov también fue reclutado como experto forense por el ejército soviético para analizar la tasa de mortalidad en los campos. Tuvo que mentir para salvar la vida de los soldados que fueron psicológicamente destruidos, poniendo en riesgo su propia vida.

Estos hospitales solo sirvieron para aumentar la voluntad de Demikhov de tratar de comprender cómo se podrían reemplazar los órganos dañados y cómo crear opciones artificiales.

(Fuente: Vice / Reproducción)(Fuente: Vice / Reproducción)

A principios de 1946, realizó con éxito trasplantes intratorácicos de un corazón y un par de pulmones en un perro, registrando el primer procedimiento de este tipo en un mamífero. El 30 de junio del mismo año, Demikhov vio a uno de los perros resistir durante casi 10 horas con un corazón y pulmones trasplantados. Luego realizó un trasplante de hígado y riñón en perros y gatos, y algunos de ellos sobrevivieron durante 1 mes. En un experimento con bypass de arteria coronaria, 4 perros sometidos sobrevivieron durante casi 2 años.

Finalmente, el científico se sintió lo suficientemente seguro como para evolucionar a una prueba más atrevida, desafiante y extraña: injertar la cabeza de un perro en el cuello de otro, creando un perro de dos cabezas.

la terrible cirugía

(Fuente: Curious Minds / Reproduction)(Fuente: Curious Minds / Reproduction)

En 1954, el comité de revisión soviético en el Ministerio de Salud local ya había determinado que el tipo de trabajo realizado por Demikhov no era ético y se le ordenó que detuviera sus proyectos de investigación de inmediato. Sin embargo, el jefe de la cartera era el cirujano a cargo de las Fuerzas Armadas Soviéticas, por lo que permitió que el científico continuara sus estudios.

Los dos conejillos de indias elegidos por Demikhov eran un pastor callejero alemán, al que el científico llamaba Brodyaga (vagabundo, en ruso) y recibiría en el cuello la cabeza del perro Shavka de 9 años.

(Fuente: South China Morning Post / Reproducción)(Fuente: South China Morning Post / Reproducción)

El espantoso procedimiento comenzó con una incisión en la base del cuello de Brodyaga para exponer la vena yugular, la aorta y un segmento de la columna. Demikhov tardó 40 minutos en perforar dos orificios en la parte ósea de una de las vértebras e insertar dos hilos de plástico, uno rojo y otro blanco, en cada orificio.

(Fuente: Todo lo que es interesante / Reproducción)(Fuente: Todo lo que es interesante / Reproducción)

Shavka fue sedado y le amputaron el cuerpo de las patas delanteras hacia abajo, manteniendo su corazón y pulmones activos hasta segundos antes de que tuviera los principales vasos sanguíneos de la cabeza conectados al cuello de Brodyaga.

La cirugía duró 3 horas y media debido a la experiencia del equipo y la conducción rápida y minuciosa de Demikhov. Cuando el perro de dos cabezas recuperó el conocimiento, la cabeza del intruso se despertó y bostezó normalmente. Al principio, Brodyaga trató de desenredarse de lo que tenía alrededor del cuello, pero luego se acostumbró.

el genio polémico

(Fuente: Pinterest / Reproducción)(Fuente: Pinterest / Reproducción)

Shavka mantuvo su personalidad; aunque ya no tenía su propio cuerpo, estaba inquieta y juguetona. Gruñó, ladró e incluso trató de lamerse la pata. Brodyaga, por otro lado, parecía aburrido por la conmoción.

Ambas cabezas escucharon, vieron, olieron y tragaron, aunque la cabeza trasplantada no estaba conectada al estómago de Brodyaga. Todo lo que bebió salió de un tubo de plástico y cayó al suelo o hizo espuma en la unión con el cuello del pastor alemán.

El perro de dos cabezas de Demikhov respondió bien a todos los estímulos a los que fue sometido, pero sobrevivió solo 3 semanas, y ambas cabezas murieron de edema. A lo largo de la década de 1960, el médico pudo criar a unos 20 perros de dos cabezas, pero todos murieron en unos días; solo uno logró vivir durante 29 días a pesar de las condiciones médicas.

(Fuente: Reddit / Reproduction)(Fuente: Reddit / Reproduction)

Los experimentos de Demikhov entraron en la historia de la medicina experimental como uno de los más controvertidos del siglo XX, provocando una “ola” de indignación en la comunidad médica y científica. El hombre fue duramente criticado, llamado carnicero e incluso charlatán.

Aún así, la relevancia de Demikhov se ha vuelto enorme a lo largo de los años, principalmente porque es lo suficientemente valiente como para explorar lo desconocido, aunque a través de medios controvertidos y poco éticos. Se creó una paradoja sobre el científico y su contemporaneidad, en la que algunos consideraban innovadora su investigación quirúrgica y otros la veían como una simple fantasía vulgar.

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *