Si te gusta disfrutar de un vino, una cerveza o un buen trago de vodka, pero, por alguna razón, necesitas dejar este hábito por el uso de medicamentos, debes saber que evitar mezclar es realmente la mejor actitud.

Incluso los medicamentos más inofensivos pueden funcionar junto con el alcohol. Entonces, esa pequeña charla de que unos pocos sorbos están bien está fuera de discusión. Es mejor estar a salvo. Esto se debe a que la sustancia alcohólica puede reaccionar con algunos ingredientes del medicamento, haciéndolos menos efectivos o incluso potenciándolos de una manera que incluso puede ser letal.

Por ejemplo, beber alcohol puede reducir los niveles de azúcar en sangre, lo que conduce a un control deficiente de la diabetes. Además, el alcohol también puede intensificar la somnolencia de algunos medicamentos, por lo que es riesgoso ponerse al volante o utilizar máquinas peligrosas.

“El peligro de combinar alcohol y algunos medicamentos es real y, a veces, fatal. Funciona de muchas formas inesperadas para afectar la efectividad de un medicamento”, dijo Danya Qato, farmacéutica y estudiante de doctorado en investigación de servicios de salud en la Universidad de Brown. en Providence (EE. UU.), a Live Science. Vea a continuación cómo algunos medicamentos comunes interactúan con el alcohol:

1 – Antidepresivos

Esta puede ser una combinación muy peligrosa. Con los antidepresivos, la preocupación por el consumo de alcohol es que ambos ralentizan el sistema nervioso central, que afecta el cerebro y deteriora la capacidad de razonamiento y el estado de alerta.

Esta combinación también puede hacer que las personas se sientan somnolientas, lo que reduce aún más el tiempo para juzgar las habilidades, la coordinación y la reacción. La combinación de alcohol y antidepresivos también puede empeorar los síntomas de la depresión.

“Para las personas que toman una determinada clase de antidepresivos llamados inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO), es mejor evitar el alcohol por completo. El alcohol puede interactuar con estos medicamentos y aun así causar un aumento peligroso de la presión arterial ”, dijo Danya Qato.

2 – Medicamentos para la presión arterial y el corazón

Según la comunidad médica, el alcohol disminuye el efecto de los betabloqueantes, medicamentos que usan las personas que han tenido ataques cardíacos o están en tratamiento por insuficiencia cardíaca, dolor en el pecho o un ritmo cardíaco anormal.

Por ello, los expertos recomiendan que las personas que utilizan estos remedios eviten beber alcohol. Para aquellos que toman enzimas convertidoras de angiotensina (inhibidores de la ECA) para controlar la presión arterial alta o tratar ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, el alcohol en realidad puede causar una caída repentina de la presión arterial.

Cuando la presión arterial baja demasiado, una persona puede sentirse mareada o aturdida, e incluso puede desmayarse. Dado que el alcohol exacerba los efectos reductores de la presión arterial de los inhibidores de la ECA, es mejor evitar beber mientras los usa.

3 – Medicamentos para reducir el colesterol

Beber de vez en cuando, siempre que sea moderado, no cambia la eficacia de los medicamentos para reducir el colesterol conocidos como estatinas. Sin embargo, los médicos ven el problema cuando estas drogas son utilizadas por personas que tienen antecedentes de alcoholismo.

Esto se debe a que el daño hepático es un efecto secundario potencial del tratamiento con estatinas a largo plazo, y el uso de estatinas combinado con recaídas frecuentes en bebedores empedernidos puede matar el hígado para siempre. El problema es que muchas dolencias hepáticas pasan desapercibidas y casi no provocan síntomas, lo que puede llevar a un diagnóstico tardío que puede llegar a ser fatal.

4 – Medicamentos para la diabetes

Según Danya Qato, las personas que tienen diabetes deben saber que el alcohol puede causar niveles bajos de azúcar en sangre no solo inmediatamente después de beber, sino también hasta 24 horas después, lo que puede provocar efectos secundarios peligrosos.

Uno de esos medicamentos es la metformina, que se ha asociado con un efecto secundario poco común pero potencialmente grave cuando lo toma alguien que ha estado bebiendo en exceso. Esto aumenta el riesgo de acidosis láctica, que hace que el ácido láctico se acumule en la sangre y puede provocar síntomas como náuseas y debilidad.

Los medicamentos utilizados para tratar la diabetes, como la glimepirida y otras sulfonilureas, también pueden interactuar ocasionalmente con el alcohol y causar mareos, náuseas y niveles extremadamente bajos de glucosa en sangre, lo que puede provocar desmayos e incluso la muerte si la persona no es rescatada a tiempo.

5 – Medicamentos para el reflujo gastroesofágico y las úlceras

Si bien las personas con problemas de acidez estomacal pueden beber moderadamente sin sufrir muchos de los efectos, grandes cantidades de alcohol pueden relajar el músculo entre el estómago y el esófago, aumentando el reflujo ácido. Esto puede producir una sensación de ardor en la parte superior del pecho y un sabor amargo en la boca.

Para quienes tienen úlceras, el problema puede empeorar y el daño a la pared del estómago puede incluso aumentar y agravarse, inhibiendo la acción del medicamento.

El alcohol puede irritar y corroer el revestimiento del estómago y el esófago, aumentando la cantidad de ácido. Por lo tanto, los médicos aconsejan que las personas que tienen úlceras eviten beber, ya que empeora el cuadro de acidez, impidiendo la medicación utilizada para ayudar a curar la lesión más rápidamente.

6 – Analgésicos

Si bien el consumo moderado combinado con analgésicos habituales como la aspirina y el ibuprofeno es generalmente seguro (demasiado puede irritar la pared del estómago), el uso de otros analgésicos recetados que se toman con alcohol puede ser peligroso.

Cuando se trata de acetaminofén, el uso esporádico de alcohol moderado está bien, pero el consumo crónico de ambas sustancias puede causar daños irreversibles al hígado.

El mayor problema está en los opiáceos controlados, como Vicodin (hidrocodona, que no se comercializa en Brasil y fue el punto débil del personaje principal de la serie House) y OxyContin. El alcohol puede aumentar los efectos secundarios sedantes de estos narcóticos, lo que aumenta la fatiga y hace que la presión arterial baje.

La combinación de alcohol con estos medicamentos también puede afectar el pensamiento y las habilidades motoras, provocando problemas respiratorios. Cada año, muchas sobredosis graves, ya veces fatales, son causadas por la mezcla de alcohol y estas drogas en los Estados Unidos.

7 – Pastillas para dormir

El alcohol puede aumentar los efectos sedantes de los medicamentos para dormir, deprimir partes del cerebro y causar somnolencia y mareos intensos, lo que puede aumentar el riesgo de caídas, lesiones y accidentes automovilísticos.

Beber demasiado mientras toma somníferos puede reducir la presión arterial a niveles extremadamente bajos, lo que provoca dificultad para respirar. Si bebe y usa este tipo de medicamento, intente esperar al menos seis horas antes de tomarlo para mantener el alcohol fuera de su hora de acostarse.

* Publicado el 13/10/2014

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *