¿Conoces esa historia de que “del polvo venimos y al polvo volveremos”? Sí, pero eso no sucederá antes de que pasemos por un complejo proceso de descomposición. Este proceso se encarga de transformar nuestras estructuras biológicas en materia orgánica e inorgánica que puede ser utilizada por plantas y animales.

Tan pronto como una persona muere y deja de respirar, las células del cuerpo ya no reciben oxígeno, pero las estructuras permanecen vivas y producen dióxido de carbono durante unos minutos. El CO2 golpea las células que, a su vez, liberan enzimas que comienzan a digerir las células de adentro hacia afuera. Este proceso da lugar a un líquido rico en nutrientes.

Después de aproximadamente una semana, estos nutrientes se alimentan a una gran cantidad de bacterias y hongos que licuan los órganos y músculos del cadáver. Y fue entonces cuando comenzamos a transformarnos en una verdadera fábrica de sustancias tóxicas.

máquina tóxica

Los microorganismos que atacan los tejidos son capaces de producir más de 400 compuestos químicos y gases. Entre ellos se encuentra el freón, que es el gas que se utiliza para refrigerar refrigeradores; benceno, un poderoso compuesto que se encuentra en la gasolina; azufre, que tiene un olor incómodo y muy característico; y tetracloruro de carbono, que se usó en extintores y tintorería hasta que los científicos descubrieron que era una sustancia extremadamente tóxica.

En este punto de descomposición, la pequeña cantidad de tejido que queda en el cuerpo es consumida por insectos, que dejan solo los huesos. Con el tiempo, la proteína de los huesos también se degrada, dando como resultado solo hidroxiapatita, un mineral óseo que eventualmente se convierte en polvo.

A pesar de todo esto, puede ser reconfortante saber que todos estos químicos y nutrientes sirven para hacer fértil el suelo y así nutrir otras vidas que continúan después de que la nuestra ha llegado a su fin. Puedes consultar toda esta explicación en la animación anterior (con subtítulos en inglés) producida por Scientific American.

By memeo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *